¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

LEYANTIMARCHASJALISCO

Buscan limitar protestas

Jonathan Ávila

Luego de los procesos electorales del 2012 en Jalisco ha sido más visible la participación ciudadana en manifestaciones. Otros ejemplos de este incremento son los grupos que han salido a las calles en debates como el de la Ley de Libre Convivencia. 

Tales hechos han llamado la atención de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso de Jalisco, ya que desde mediados de septiembre del año pasado presentaron la iniciativa de ley para regular las reuniones y manifestaciones en lugares públicos. 


Ene 14, 2014
Lectura 8 min

"Se debe legislar porque un Estado sin leyes es un Estado de anarquía, y todos los derechos y libertades son sujetos a reglas, no existen los derechos infinitos"

- Gabriela Andalón

Diputada local PAN

César Pérez dijo que no se puede legislar de forma que se violenten los derechos humanos: las leyes secundarias no pueden acotar estas garantías

https://www.youtube.com/watch?v=JZleuSriVn8

Luego de los procesos electorales del 2012 en Jalisco ha sido más visible la participación ciudadana en manifestaciones. Otros ejemplos de este incremento son los grupos que han salido a las calles en debates como el de la Ley de Libre Convivencia. 

Tales hechos han llamado la atención de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso de Jalisco, ya que desde mediados de septiembre del año pasado presentaron la iniciativa de ley para regular las reuniones y manifestaciones en lugares públicos. 

La propuesta sigue en análisis, según su promotora, la diputada del PAN, Gabriela Andalón Becerra, a partir de su presentación en el pleno fue turnada a la Comisión de Puntos Constitucionales, Estudios Legislativos y Reglamentos, la cual hasta el momento no ha discutido la iniciativa.

El proyecto de ley fija en sus 29 artículos reglas para el ejercicio de la libertad de reunión en la vía pública. Y es que, según la argumentación de la iniciativa, desde su creación los derechos humanos son limitados.

“Se debe legislar sobre la materia, porque un Estado sin leyes es un Estado de anarquía, y todos los derechos y libertades son sujetos a reglas, no existen los derechos infinitos ni los derechos absolutos”, explicó Gabriela Andalón.

La propuesta contempla abstenciones de portar cualquier tipo de arma blanca o de fuego, agresión física o verbal a otros ciudadanos o a las autoridades que los resguardan, portar vestimenta militar, bélica o paramilitar. 

Así como fijar horarios y días específicos para la realización de las manifestaciones, y estas podrán ser únicamente de lunes a jueves, en dos horarios, de 10 de la mañana a 12 del día, y de las cuatro hasta las seis de la tarde. 

“Considero urgente y necesario en Jalisco este tipo de regulación, se regule ese tipo de libertades de tal forma que las manifestaciones no puedan ser utilizadas para tomar como rehenes a los miembros de los órganos de gobierno o a la sociedad”, agregó Andalón Becerra, aunque acotó que no está en contra de las manifestaciones ni de la libertad de expresión.

La diputada se dijo a favor de todos los ciudadanos: los que se manifiesta y los que no, por lo que presentó la propuesta pensando en los ciudadanos que no salen a las calles. 

Leyes en contrasentido con DDHH 

De acuerdo a César Pérez Verónica, coordinador del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (CEPAD), el gran problema es que en Jalisco no se buscan resolver causas sino crear leyes que limiten el ejercicio de los derechos.

“El poder público lo que menos quiere es ver a la gente en las calles, se pone a legalizar la represión, se dedica, en cierta forma, a legislar un derecho humano que es irregulable, pero no se pone a regular y legislar las causas que generan la inconformidad”, dijo Pérez Verónica.

“Es un contrasentido. Nos parece totalmente fuera de lugar; yo no sé si es ignorancia por parte de quien lanza esta iniciativa y de los diputados en general del Congreso del Estado, lo que sí es que es una gran incapacidad para poder legislar leyes que en lugar de garantizar estos derechos, los limitan” explicó el coordinador de CEPAD. 

Detalló que no se puede legislar de forma que se violenten los derechos humanos: las leyes secundarias no pueden acotar estas garantías

En diciembre del 2013 se aprobó en las comisiones unidas de Derechos Humanos y del Distrito Federal de la Cámara de Diputados la llamada Ley Antimarchas para el Distrito Federal, misma que se asemeja a la iniciativa que hoy presenta Gabriela Andalón en Jalisco, hecho que la propia diputada ha reconocido.

Durante la discusión de dicha ley de la Ciudad de México, el Centro de Investigación Aplicada en Derechos Humanos (CIADH) que forma parte de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, presentó un oficio general llamado “Manifestación, Movilidad y Derechos Humanos”.

El documento, entre otras cosas, explica que existen elementos de leyes reguladoras internacionales y que se engloban en tres modelos: prohibitivo o punitivo, integral o garantista, y abolicionista.

En la propuesta fueron diez los países analizados, entre los que se encuentran los latinoamericanos: Chile, Colombia, Venezuela y Argentina; así como los europeos: Reino Unido, España y Rusia. Además de Estados Unidos, Canadá y Libia.

De acuerdo al análisis comparativo, todos estos países tienen leyes de carácter prohibitivo y punitivo, la cual según su definición “responde a un modelo de tipo autoritario”

Sobre la regulación de horarios para las marchas, que en el caso de la propuesta del PAN Jalisco se limita a dos horarios, de dos horas cada uno y que solo serian de lunes a jueves, la propuesta general del CIADH dice que únicamente países como Estados Unidos y Rusia regulan los horarios en que se podrán realizar las manifestaciones.

Y es que a pesar de esto, Estados Unidos regula los horarios de manera indirecta, dejando que cada condado establezca un horario, contrario a lo que Rusia hace, al tener un margen específico en el que las personas pueden salir a manifestarse. 

Aunque la iniciativa ya tiene varios meses en la mesa, la diputada Andalón declaró que pretende abrir foros de consulta y mesas de diálogo sobre la propuesta, y que está abierta a escuchar a todos los grupos.

Mencionó que Red Ciudadana pidió, por medio de un oficio, el envío de la iniciativa y pretende reunirse, si así lo desean, más adelante con ellos. Sin embargo aclaró que no tiene fechas específicas para que se lleven a cabo dichos eventos de consulta.

‘Cuidado con reprimir’, Pizano 

El diputado del PRI en el Congreso de Jalisco, Héctor Pizano Ramos, no está de acuerdo con la propuesta de ley. En entrevista con Reporte Indigo mencionó que tiene reservas con respecto a la iniciativa de ley para regular las manifestaciones.

A pesar de ser presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, órgano que presentó (y ya ratificó) la denuncia tras los destrozos en el Congreso local, el legislador se muestra renuente.  

“Tengo reservas del tema por lo siguiente: insisto en lo que al principio señalé: yo siempre estaré velando por el derecho de todas las personas de manifestarse libremente y hacer valer su opinión, su enojo, molestia o su punto de vista o cualquier tema, y aunque no esté de acuerdo con lo que digan, siempre estaré defendiendo su derecho a decirlo”, declaró Pizano Ramos.

De la misma forma agregó que aunque genera molestia a terceros y trastoca la vida diaria y el trabajo, se debe tener mucho cuidado con tratar de reprimir o controlar un esquema de desencanto social, sea poco o sea grande.

“Es importante que no coartemos la libertad de las personas de manifestarse, por eso vamos a ver con mucho detenimiento esa iniciativa, porque creo que, posiblemente, estaríamos incurriendo en un exceso” sentenció el actual presidente de la mesa directiva del Congreso local.

Al preguntársele si los hechos ocurridos el pasado 14 de diciembre a las afueras del Congreso motivarían a una votación a favor de dicha iniciativa de regulación de manifestaciones, el diputado Pizano negó que esto fuera a ocurrir y mencionó que aquel día los miembros del Congreso no pidieron repeler o reprimir a los manifestantes.

“Hay los elementos suficientes ya en la ley actual, como para que cuando una manifestación se sale de control, como el caso, la autoridad válidamente pueda intervenir. 

“Entonces no creo que el tema de reglamentarlas nos vaya a dar mayores elementos, y sí me preocuparía incurrir en excesos de esta naturaleza”, concluyó Héctor Pizano.

Ante la mención de que aquel día hubo un fuerte dispositivo de seguridad rodeando al Congreso de Jalisco, Héctor Pizano negó tal hecho, solo mencionó la presencia de policías por la mañana, los cuales no rebasaban los 20 elementos. Aunque el reportero de este medio pudo constatar que  por la tarde había policías incluso al interior del estacionamiento público subterráneo.

 

Comentarios