Este martes la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada Molina, informó que habían decidido separar de su cargo al administrador del panteón civil San Nicolás Tolentino, además de indicar que todo el personal rendirá su declaración ante la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.

Lo anterior sucedió luego de que el cuerpo de un bebé, identificado como Tadeo, fuera exhumado del panteón ubicado en Iztapalapa y encontrado cuatro días después en el bote de basura del penal de San Miguel, en el estado de Puebla.

El cuerpo del bebé fue entregado el pasado 23 de enero a los padres, por lo que la alcaldesa lamentó lo sucedido y se comprometió a colaborar en todas las investigaciones para esclarecer los hechos lo más rápido posible.

De esta forma, señaló que la Fiscalía de Puebla y la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México se encuentran trabajando de forma conjunta para complementar la investigación.

Por este motivo, Clara Burgada indicó que además del despido del administrador del panteón donde sucedieron los hechos, todos los trabajadores serán investigados y se pondrán a disposición para ser interrogados por la Fiscalía.

De esta manera, serán 448 los trabajadores que declaren, ya que son 148 pertenecientes a la alcaldía, cuyas funciones están relacionadas a inhumar y abrir fosas, mientras que los otros 300 son auxiliares de jardinería y albañilería.

Incrementarán la seguridad del panteón

Además de ello, la alcaldesa señaló que reforzarán la seguridad en los panteones de Iztapalapa con vigilancia remota, drones, cámaras de seguridad y tecnología; además de hacer la revisión y actualización del reglamento de panteones de la Ciudad de México para combatir prácticas ilegales.

Conoce más: Caen 19 trabajadores del penal de Puebla por caso del bebé Tadeo; incluidos directivos

Finalmente indicó que revisan los protocolos y procedimientos de seguridad en Iztapalapa para que hechos como este no vuelvan a suceder, por lo que tomarán las medidas necesarias.