A pesar de que en campaña la actual gobernadora de Chihuahua, Maru Campos, se comprometió a que la construcción del sistema de transporte BRT (Bus Rapid Transit, por sus siglas en inglés) se retomaría solo después de verificar su viabilidad y de consultar a los juarenses, el proyecto continúa sin estudios y sin escuchar a la comunidad.

La panista dijo en varias ocasiones que el proyecto del sistema BRT se revisaría con toda responsabilidad y de la mano con colegios e instituciones que conocieran del tema. Sin embargo, en enero del 2022 Campos informó que el proyecto continuaría y que las adecuaciones tendrían un costo de entre 120 y 150 millones de pesos.

En vez de realizar consultas y estudios, Campos solo modificó el nombre de BravoBús, como lo bautizó su antecesor Javier Corral, a JuárezBus.

Debido a las afectaciones que la obra ha ocasionado en la circulación, con la prohibición de vueltas a la izquierda y los embotellamientos viales, y lo ocurrido en la Línea 1 que prácticamente está abandonada por falta de unidades tras un manejo inadecuado del fideicomiso, integrantes del colectivo No al carril confinado, comenzaron una campaña en la plataforma Change.org para cancelar la Línea 2 del BRT.

Ricardo Melgoza, catedrático e integrante de No al carril confinado, revela que desde septiembre del 2021 solicitaron una audiencia con Campos Galván para notificarle su postura respecto a la obra, pero no los han recibido.

“Esta obra la consideramos innecesaria porque bastaba con que se hiciera cumplir la ley y que los camiones circularan por la derecha, también la consideramos corrupta porque generalmente en el mundo el costo por kilómetros de la construcción de un BRT es de un millón de dólares; y aquí que son 40 kilómetros de ida y vuelta, deberían ser más o menos 800 millones de pesos y se están gastando casi mil millones de pesos (en la Línea 2), entonces esos 200 millones de pesos extras consideramos que es un sobre precio”, dice.

El catedrático agrega que otros de los problemas de la Línea 2 es que no se contempló llegar con el BRT a las colonias más alejadas, los autobuses articulados son tres o cuatro veces más caros de lo que costaría comprar unidades tradicionales que circulen por el lado derecho, la obra lleva más de dos años y no se vislumbra una fecha de inauguración.

“Esta obra la consideramos innecesaria porque bastaba con que se hiciera cumplir la ley y que los camiones circularan por la derecha y también la consideramos corrupta”
Ricardo MelgozaIntegrante de No al carril confinado

El génesis del BRT-2

Al igual que Maru Campos, durante su campaña para obtener la gubernatura de Chihuahua, Javier Corral calificó al BRT como un fracaso y un monumento a la ineptitud, pero ya como gobierno, anunció la construcción de la Línea 2.

En septiembre del 2021, dos días antes de que dejara la gubernatura, Corral afirmó que el BRT-2 era una obra monumental pensada para Juárez y que después de su inauguración bajaría el flujo vehicular, habría un ahorro de tiempo para los ciudadanos y disminuiría la contaminación.

“No estamos abandonando una obra, estamos dejando una obra en proceso de construcción, estamos dejando los recursos para la conclusión de la obra y están en un fideicomiso para que ese objetivo se pueda seguir cumpliendo conforme a las estimaciones de los contratistas, de los constructores que son varias empresas en la localidad”, dijo.

Corral indicó que el costo de esta obra sería superior a los mil millones de pesos, de los cuales 386 millones de pesos los aportaría el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) y Banobras y la entidad estatal 620 millones de pesos.

A pesar de las promesas, actualmente solo hay dos unidades articuladas de las 18 que se comprometieron a adquirir las 10 empresas que ganaron las licitaciones para operar el BRT-2, reveló el titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE), Gabriel Valdez Juárez.

El funcionario también reconoció que de ponerse en marcha las dos troncales del BRT solo se estaría modernizando menos de un 30 por ciento del transporte público de Juárez.

Además, todavía no hay fecha para poner en marcha la Línea 2, el proyecto  apenas está en fase preoperatoria.

Entre los problemas de la Línea 2 es que no se contempló cómo llegar a las colonias más alejadas, fue una solución cara de movilidad y la obra lleva más de dos años y no se vislumbra una fecha de inauguración

El BRT1

La Línea 1 empezó a funcionar en noviembre del 2013 durante el sexenio del exgobernador, César Duarte, con un carril confinado a lo largo de 25 kilómetros y una inversión de 220 millones de pesos.

En ese año se constituyó la empresa Transportadora INTRA de Juárez S.A. de C.V., integrada por concesionarios del anterior sistema y autoridades estatales. También, el Congreso local aprobó la Ley para el Fideicomiso de Transporte Autosustentable Vivebus Ciudad Juárez.

Sin embargo, en noviembre de 2015 la Auditoría Superior de Chihuahua advirtió que los egresos del fideicomiso no estaban debidamente comprobados.

El actual titular de la SEDUE, Gabriel Valdez Juárez, informó que hubo un manejo inadecuado del fideicomiso, no se pagó el mantenimiento de las unidades, ni se previó la sustitución de las mismas, por lo que actualmente muchos de los vehículos no puede dar el servicio y las estaciones fueron vandalizadas.

Actualmente en la ruta BRT-1 funciona de forma parcial sólo con seis unidades.

Las empresas que ganaron la última licitación, realizada por el gobierno de Javier Corral, y que deberían de haber adquirido nuevas unidades, son Transporte Troncal Ecosustentable S.R.L., C.V., y Transporte de Personal JCR S.A. de C.V., pero ambas incumplieron aseguró Valdez.

Durante el primer año que funcionó, la Línea 1 tenía 50 mil usuarios al día, y para abril del 2022 la cifra cayó a 20 mil.

En 2020 Corral Jurado renombró el servicio del BRT-1 de EcoBus a BravoBus como el equipo de fútbol propiedad de la entonces secretaria de Innovación y Desarrollo Económico de Chihuahua, Alejandra de la Vega Arizpe.

En julio de 2021 terminaron los trabajos de rehabilitación del BRT-1 con un costo de 287.5 millones de pesos.

Sin embargo, en abril de 2022 el gobierno estatal ya a cargo de Maru Campos, canceló las concesiones que había otorgado la administración de Corral a las empresas Transporte Troncal Ecosustentable SRL CV y Transporte de Personal JCR SA de CV., por incumplimiento.

También puedes leer: Víctimas del recorte presupuestal en Chihuahua por Maru Campos