Una amenaza de tiroteo en escuela de Monterrey generó una movilización policiaca y la preocupación de los padres de familia en la primaria Isidro Castillo Pérez, en la colonia Fomerrey 113.

Autoridades mencionaron que una alumna de sexto grado publicó en redes sociales un mensaje sobre un supuesto tiroteo que se llevaría a cabo este martes en las instalaciones del centro educativo.

La Policía Regia mantiene el operativo Escuela Segura con visitas aleatorias en los planteles donde llevan a cabo pláticas con los alumnos. Foto: Municipio de Monterrey

Ante esto, los padres de alumnos acudieron al plantel para hablar con los directivos quienes aseguraron que el texto se trató de una broma de la estudiante que no acudió a clases por vergüenza, además mencionaron que la menor de edad se sintió amedrentada al ser señalada como la causante de generar pánico en la escuela.

Por su parte, madres de familia indicaron que un maestro les dio la cara para mencionarles que él se hacía responsable de cualquier incidente que llegara a ocurrir en el salón de clases.

Además, a la primaria acudieron policías municipales para entrevistarse con los directivos, así como también resguardaron por varios momentos las instalaciones como una forma de precaución.

Piden madres de familia operativo mochila

Derivado de la amenaza de tiroteo, las madres de familia mostraron su preocupación a los directivos del plantel y les solicitaron aplicar el operativo mochila para mayor tranquilidad.

Sin embargo, las autoridades de la escuela mencionaron que es necesario un permiso de la Secretaría de Educación de Nuevo León para implementar la revisión de las mochilas de los alumnos.

De acuerdo con el programa del Gobierno, solo se revisan las pertenencias de los estudiantes de quinto y sexto grado bajo la autorización de los padres de familia, en conjunto con el personal docente.

Lo que se busca es que alumnos no lleven objetos prohibidos como artículos punzocortantes, cigarros, pinturas en aerosol, entre otros, y en caso de encontrarlos en las mochilas, se asegura el objeto y además se contacta a los padres de familia para encontrar una mejor solución.