Operará de manera óptima a finales de enero 2013 y prestará servicios fijos de voz y datos

El lanzamiento del satélite Bicentenario la tarde de ayer en el centro espacial de Kourou, en la Guayana Francesa puso también en órbita una similitud más del gobierno de Enrique Peña Nieto con el salinismo de los años noventa.

Y es que a casi dos décadas de la puesta en marcha del Sistema Solidaridad en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari se demuestra que en política de telecomunicaciones la apuesta no es tan distante entre estos gobiernos.

El satélite Bicentenario operará de manera óptima en manos del gobierno mexicano a finales de enero 2013 y prestará servicios públicos fijos de telecomunicaciones para cobertura social y conectividad en caso de desastres, señaló Gerardo Ruiz Esparza.

La responsabilidad del gobierno de Peña Nieto será reducir la vergonzosa brecha digital que ubica a México como uno de los países con los servicios más lentos y costosos debajo de los de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Además aumentar la calidad de los servicios de telecomunicaciones fijas y móviles.

Y es que el balance del retraso en telecomunicaciones sigue siendo vergonzoso en ambos servicios según la empresa de investigación de mercados The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Y es que CIU señala que apenas existen 14 millones de accesos de banda ancha fija y apenas 9.7 de móvil.

“Este sistema no entrará en competencia con los servicios privados, y será destinado principalmente al tema de la cobertura social y la conectividad en casos de desastres en zonas marginadas”, declaró Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes.

El aparato fabricado por la empresa norteamericana Orbital Sciences Corporation es parte de una serie de tres satélites que conformarán el Sistema Satelital Mexicano Mexsat que operará completamente en 2014.

La aplicación del proyecto y la logística operada por 21 ingenieros mexicanos en los Centros de Control Satelital ubicados en Ciudad de México y Hermosillo tendrá un costo total de mil 600 millones de dólares.

Los otros satélites parte del sistema son Morelos 3 y Centenario, este último operará la banda ancha móvil y será puesto en órbita en un año más.

El proyecto aunque fue preparado en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, quedó finalmente con la firma de un gobierno priista.

El satélite Bicentenario fue colocado en una órbita estacionaria a 36 mil kilómetros de la Tierra y será utilizado para la cobertura de transmisiones civiles del Gobierno mexicano además de operar la banda C extendida y la banda KU extendida.