Las balas de alto impacto cobraron la vida de dos menores de edad esta semana en Nuevo León. Se trata de Liliana Abril de 8 años de edad y Antonio de Jesús de 14 de edad, quienes fallecieron en distintos hechos de violencia en el municipio de Pesquería y en el de Monterrey, respectivamente.

Información preliminar revela que Liliana Abril, en un intento de salvar su vida el 20 de mayo, recibió un impacto de bala en su espalda por un supuesto extorsionador que le pedía dinero a su padre, dueño de negocios de pizzas. La niña se debatía entre la vida y la muerte en el Hospital Universitario, y el lunes falleció. 

Ese mismo día Antonio de Jesús fue atacado a balazos cuando estaba frente a una tienda de abarrotes en la colonia Primero de Mayo en la capital regia. La madrugada del martes doctores del Hospital Universitario informaron de su muerte. 

El martes el Gobierno de Nuevo León convocó a una reunión de seguridad sin acceso a medios de comunicación. El secretario de Seguridad del Estado, Aldo Fasci Zuazua, quien ha estado al frente de la dependencia desde 2018, cuando fue nombrado en el cargo por el entonces gobernador Jaime Rodríguez, ha tenido una gestión de prevención muy poco efectiva.

Incluso, en Nuevo León comenzaron a suscitarse hechos de barbarie como los de los años más violentos. Tal es el caso de San Nicolás, municipio donde el miércoles se encontraron dos maletas con restos humanos en la colonia Valle de Santo Domingo, acompañadas por un mensaje del crimen organizado que amenazaba a grupos delincuenciales que operan en la entidad.

“Vamos a prevenir, pero al revés: la información que tiene la Policía y que tiene la Fiscalía tenemos que explotarla hacia las áreas sociales, como el DIF, educación, salud, incluso, la cultura, los grafiteros, y empezarle a dar la vuelta a esto, los temas como marginación, violencia de género y violencia intrafamiliar, que son los que producen problemas”, dijo Fasci Zuazua en noviembre de 2018. 

Cuatro años después los homicidios siguen siendo una constante. En este contexto, el gobierno de Samuel García anunció una inversión de 9 mil millones de pesos en seguridad que será destinada a infraestructura, equipamiento e incentivos a los policías y a la contratación de más personal.  

García explicó que estos recursos son parte del Plan Integral para Reconstruir la Seguridad, que modifica la estrategia de combate a los delitos con reuniones diarias y esquemas de inteligencia. Habrá cuatro grupos para combatir los cuatro tipos de delitos que más afectan a Nuevo León.

El gobernador Samuel García anunció una inversión de 9 mil millones de pesos en seguridad

Mayo, entre violencia

El mes de mayo la inseguridad afectó aún más a Nuevo León. Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) informan que en este periodo ocurrieron 143 muertes violentas.

Este mes presentó la cifra más alta de los últimos 10 años. Pues en 2012 se perpetraron 166 crímenes con balas de alto impacto.

32
por ciento aumentaron los homicidios de abril a mayo

En mayo de este año hubo un aumento comparado con los homicidios reportados en abril que fueron 105. Para la primera quincena de dicho mes se reportaron 76 y para la segunda quincena casi se duplicó la cifra.

Los homicidios dolosos han sido una constante en este año. Cifras oficiales refieren que enero arrancó el año con 95 muertes violentas y para febrero fueron 122 homicidios. 

En marzo hubo una ligera baja, pues se registraron 88. Para el mes de abril aumentaron a 105 los crímenes y en mayo un total de 143.

En los primeros cinco meses de 2021 se registraron 417 homicidios dolosos, cifra que en cuatro meses de 2022 ya se rebasó, al sumar 476 casos.

También puedes leer: Infancia en riesgo por violencia y crimen organizado