Durante la mañana de este martes, Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), que opera el puerto aéreo de Guadalajara, reportó el regreso de una aeronave de Aeroméxico que volaba a Chicago, debido a un supuesto incendio de motor, sin embargo, todo se trató de un ave que entró a la turbina.

De acuerdo con este reporte, al detectar fuego en una turbina, la tripulación decidió retornar a tierra.

Ante los rumores de lo ocurrido en el vuelo 652, Aeroméxico aclaró que se trató de una ingesta de ave y no de un incendio de motor.

“El vuelo que despegó de Guadalajara a Chicago fue una ingesta de ave y el avión regresó sin incidentes a plataforma, tal y como indican los protocolos”, mencionó la aerolínea a El Financiero.

Te sugerimos: Aeroméxico pide a tribunales revisar declaratoria de saturación del AICM por parte del gobierno

De acuerdo con la empresa, los pasajeros fueron acomodados en otros vuelos para llegar a su destino, la ciudad de Chicago, en Illinois, Estados Unidos.

Tras el aterrizaje, los tripulantes y pasajeros fueron atendidos por las brigadas del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios del aeropuerto de Guadalajara.

Según Aeroméxico, un ave entró a la turbina, y provocó alteraciones en los motores.

Aunque las operaciones de este aeropuerto continuaron con normalidad, las maniobras en torno al incidente provocaron retrasos en otros vuelos.