Los estudios para la medición del consumo de drogas a través de del análisis de las aguas residuales que generan las poblaciones, continúan siendo una alternativa inexplorada en el estado de Jalisco, pese a ser una medida eficiente implementada en otros países.

Tanto la Comisión Estatal del Agua de Jalisco (CEA) como el Sistema Intermunicipal para los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) de Guadalajara, confirmaron vía solicitud de transparencia que no han realizado estudios de esta naturaleza ni tienen conocimiento de la existencia de algún análisis en el estado que se haya efectuado con estas características.

“Esta Comisión estatal no posee la información  solicitada, debido a que el Laboratorio de la CEA no cuenta con la infraestructura ni el equipamiento para el análisis del tipo de sustancias señaladas en la solicitud.

“Por lo anterior, el laboratorio únicamente lleva a cabo el análisis de muestras de agua potable y agua residuales de acuerdo con las Normas NOM-127-SSA1-1994 y NOM-001-SEMARNAT-1996, respectivamente (folio 140239722000058), señaló la CEA.

Por su parte, el SIAPA respondió que, como organismo operador, se rige y regula conforme al cumplimiento de las normatividades aplicables en su ámbito de competencia respecto a las descargas y análisis de aguas residuales, en específico de la NOM-001-SEMARNAT-1996, NOM-002-SEMARNAT-1996 así como la NOM-003-SEMARNAT-1996 (folio 140279222000202).

“Una vez fundamentado lo anterior, hacemos de su conocimiento que en esta área operativa no generamos y por ende no contamos con registros de estudios en las aguas residuales para medir la presencia de drogas ilícitas, ya que las normas aplicables, no contemplan el análisis de drogas ilícitas”, así lo expusieron Luis Gerardo Robledo Carranza, encargado de la Subdirección de Saneamiento, y José Luis Montaño Ochoa, director Técnico del organismo.

En la misma condición se encuentra la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

“Sobre el particular, se comunica que se solicitó a la Gerencia de Calidad del Agua llevar a cabo una búsqueda exhaustiva y razonable en todos sus archivos.

“Esta Subdirección General Técnica responde lo siguiente: No cuenta con información ni antecedentes sobre ‘Estudios en las aguas residuales para medir la presencia de drogas ilícitas, como un indicador para medir el consumo de drogas en la población’ (folio: 330009422001055)”.

Ejemplos en el mundo

En el Informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), este organismo de las Naciones Unidas hace referencia a diversos países que ya están midiendo su consumo de drogas mediante el análisis de sus aguas residuales.

“En julio de 2021, la Oficina de Estadística de Canadá publicó los datos de su estudio de las aguas residuales en cinco grandes ciudades, que indicaron un aumento del consumo de drogas desde el inicio de la pandemia de COVID-19.

“De las 14 drogas incluidas en el estudio, se comprobó que los niveles de cannabis, fentanilo y metanfetamina habían aumentado considerablemente al principio de la pandemia”, señala el estudio.

En el caso de Nueva Zelanda, las autoridades informaron que la vigilancia de las aguas residuales, que abarcó al 75 por ciento de la población, mostró que el consumo de metanfetamina en el primer trimestre de 2021 fue un 14 por ciento inferior al del trimestre anterior y un 30 por ciento menos al del mismo periodo de 2020.

“Los análisis de aguas residuales realizados en abril de 2021, que abarcaron al 56 por ciento de la población, mostraron indicios de que se produjo una recuperación del mercado ilícito de la metanfetamina, que seguía siendo la droga ilícita más consumida del país. El consumo de fentanilo y oxicodona descendió a los niveles más bajos registrados por el Programa Nacional de Control de Drogas en Aguas Residuales”, según el reporte.

Sobre los países europeos indica que el Informe Europeo sobre Drogas 2021 del EMCDDA (Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, por sus siglas en inglés) precisa que, tras analizar las aguas residuales de 82 ciudades de 18 países europeos, se concluye que el consumo de cannabis en 2020 fue el más alto en Europa Meridional y Occidental, sobre todo en Croacia, España, Francia, los Países Bajos y Portugal.

Estudio piloto del consumo de drogas

En el año 2019, la revista Salud Pública de México, que publica el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), difundió el artículo “Medición de drogas ilícitas en aguas residuales: estudio piloto en México”, que elaboraron múltiples investigadoras e investigadores del país.

En el análisis se incluyó a Guadalajara, Ciudad de México, Ecatepec, Ciudad Juárez, Chihuahua, Guadalajara, Cuernavaca, Culiacán, Torreón, Nuevo Laredo, Ciudad Obregón, Chilpancingo, Acapulco, Poza Rica, Veracruz, Tabasco, Tijuana, Mérida, Tapachula, Texcoco y Tlalnepantla.

“Se obtuvieron muestras de 31 plantas de tratamiento de agua residual y de 95 sitios con poblaciones específicas (38 escuelas, 42 unidades de tratamiento de adicciones y 15 centros de readaptación social). Usando cromatografía líquida de ultra-alta resolución, se midieron nueve metabolitos de seis drogas (anfetamina, metanfetamina, éxtasis –MDMA-, marihuana, cocaína, heroína)”, indica el reporte.

Las conclusiones detallan que el primer acercamiento a la cuantificación de drogas en aguas residuales, así como la evaluación de su consumo desde la epidemiología de aguas residuales, permitió identificar ocho de nueve metabolitos de drogas.

Adicionalmente, la investigación permitió identificar a las ciudades de Nuevo Laredo, Culiacán y Torreón como urbes de alto consumo.

“La medición de drogas en aguas residuales es factible al poder ser utilizada para establecer un sistema de vigilancia continuo del consumo de drogas”, refleja el estudio.

Te puede interesar: Imparables, muertes por consumo de drogas en México