La disminución de recursos y la austeridad han golpeado la calidad del agua que consumen a diario los habitantes de la Ciudad de México.

Información obtenida por Reporte Índigo a través de mecanismos de transparencia, revela que las tomas de muestras de la calidad de dicho recurso natural han disminuido 56 por ciento del año 1983 al 2020.

Incluso, el mismo Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX) reconoce que esta situación se debe, entre otros factores, a la disminución de presupuesto que ha padecido el órgano por las medidas de austeridad.

Este problema se da en un contexto en el que la calidad del agua de la capital va en decremento, lo que representa un riesgo para la salud de los habitantes de la metrópoli por los contaminantes que contiene, como bacterias dañinas para el sistema digestivo.

La disminución histórica

Según la solicitud de información con folio 0324000092120 realizada a través del sistema INFOMEXDF al SACMEX y cuya respuesta data del 11 de noviembre de 2020, existe una reducción gradual en la toma de muestras para medir la calidad del agua de la capital.

La información entregada revela que en 1983, el primer registro que tiene SACMEX sobre el tema, se tomaron 18 mil 990 muestras. Mientras que durante 2019, se registraron ocho mil 86 tomas. Esto significa que en 36 años, las tomas de muestras para medir y evaluar la calidad del agua han disminuido 56 por ciento.

Mientras que 1986 fue el año cuando más muestras se tomaron con 97 mil 420. Y el año con menos es 2019 con ocho mil 86.

En total, desde 1983 a 2019, según la información obtenida, se han recabado un millón 459 mil 524 tomas, de las cuales, apenas el 14 por ciento fueron recaudadas del 2006 a 2019.

Lo anterior significa que durante las tres últimas administraciones al mando del Gobierno de la Ciudad, apenas se han hecho 200 mil 39 muestreos.

En cuanto a promedios diarios, en el año 1983 se hacían 51 tomas al día y en 2019 solo 22.


La calidad del agua de la capital va en decremento, lo que representa un riesgo para la salud de sus habitantes por los contaminantes que contiene, como bacterias dañinas para el sistema digestivo

Austeridad repercute en calidad del agua

Las medidas de austeridad han influido en la toma de muestras anual para medir la calidad del agua que se consume en la Ciudad de México, reconoce el SACMEX a través del oficio SACMEX/UT/1028/2020 firmado por la subdirectora de la unidad de transparencia del órgano, Berenice Cruz Martínez, con fecha del 14 de enero de 2021 en respuesta a la solicitud de información con folio 0324000102820.

“Efectivamente, a través de los años las políticas de austeridad han repercutido en la disminución de las actividades del muestreo y análisis, sin embargo, se continúa cumpliendo con los programas de vigilancia de calidad del agua en la Ciudad de México en cuanto a frecuencia y análisis”, explica el documento.

El mismo oficio señala que el presupuesto para los programas de vigilancia de la calidad forma parte de los recursos destinados para la Atención de los Programas de Agua Potable, Agua Residual y Residual Tratada.

También detalla que desde el año 2003 se creó SACMEX, por lo que no se tienen datos de cuál era el presupuesto para evaluar los contaminantes en el agua durante años anteriores.

Sin embargo, la información disponible deja ver la reducción que ha padecido en los años recientes.

El órgano desconcentrado explica que en 2003, el presupuesto para los Programas de Agua Potable, Agua Residual y Residual Tratada fue de 12 millones de pesos, cifra que para 2019 se redujo a ocho millones de pesos.

Entonces, la disminución de recursos ha sido del 33 por ciento en el lapso mencionado.

No obstante, toda la institución ha padecido de la reducción de presupuesto durante los últimos años.

Por ejemplo, SACMEX en 2019 dispuso de 17 mil 63 millones de pesos, cifra que para 2020 se redujo a 15 mil 881 millones de pesos y para este 2021 pasó a 13 mil 676 millones 453 mil pesos, constan los presupuestos de egresos correspondientes a cada ejercicio fiscal.

Lo anterior aún cuando en la capital del país ha incrementado el número de personas que demandan el servicio del agua.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y de la Encuesta Intercensal 2015, señalan que la población ha crecido de 8.2 millones de habitantes en 1990 a 8.9 millones en 2015.

Por otra parte, el documento también detalla que 1986 fue en el año que más se tomaron muestras porque se investigaron las afectaciones que representó el sismo del 19 de septiembre de 1985 en la calidad del agua.

Calidad en deterioro

El pasado 17 de noviembre de 2020, Reporte Índigo dio a conocer que las concentraciones de sustancias contaminantes en el agua de la Ciudad de México han aumentado de 2018 a 2020.

Información proporcionada por SACMEX señala que en 16 de 50 elementos de evaluación para medir la calidad del agua han crecido los niveles de contaminación durante los últimos tres años, es decir, un 32 por ciento del total.

Cabe destacar que entre los los 16 elementos contaminantes cuya concentración ha crecido están las bacterias coliformes, asociadas a padecimientos gastrointestinales.

También puedes leer: Mala calidad del agua, problema nacional