Tomás Figueroa Padilla justificó la reducción de su salario argumentando que se abocaría a actividades de capacitación, organización y promoción de valores democráticos
Solo en sueldos a personal de base y consejeros se presupuestaron 104 millones de pesos, más otros 10 millones 514 mil pesos en personal eventual

La reducción del 20 y 25 por ciento en los salarios de los consejeros electorales es mera pantalla mediática.

Una medida populista que contrasta con las partidas asignadas a la comunicación y publicidad de las actividades del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de Jalisco en épocas no electorales.

El presupuesto de 2013 de poco más de 430 millones de pesos, y aprobado por mayoría relativa en el pleno del IEPC, es aparentemente menor al del año 2011. 

Sin embargo, las cifras de gasto proyectado para 2013 contrastan con las ejercidas en 2010, ambos años son postelectorales en donde regularmente las actividades del instituto se reducen.

En 2010 el IEPC ejerció 111 millones 100 mil pesos. 

Tres años después su presupuesto se duplicará a 222 millones 503 mil pesos.

De hecho el monto de gasto que se presupuestó para el año 2013 es similar al ejercido en  2009 en plena época electoral, en donde el IEPC tuvo un presupuesto de 217 millones de pesos para la organización de las elecciones internas en el estado.

Un monto que no se justifica en tiempos postelectorales, pues los gastos del instituto se reducen drásticamente. 

La tendencia de aumento del presupuesto del organismo electoral ha sido constante. 

Las arcas del árbitro electoral se han ido ensanchando de 78 millones en el año 2008 a 494 millones de pesos en 2011.

Salarios manoseados

El anuncio de la reducción del 25 por ciento de los salarios de los consejeros electorales y 20 por ciento del presidente del organismo, sumado a la merma del 10 por ciento del sueldo de los directores es catalogado al interior del instituto como una propuesta hipócrita.

Y es que la supuesta reducción deja el salario de los consejeros igual al tabulado en 2010 cuando se subsidiaba el Impuesto Sobre el Producto del Trabajo (ISTP).

Con la reducción sugerida, el salario de un consejero queda casi en 128 mil pesos mensuales y 150 mil pesos para el presidente pues se aumentará conformé a la inflación.

La reducción y ampliación del salario de los consejeros ha sido el talón de Aquiles de la actual administración. 

Y es que si bien la Constitución de Jalisco refiere que el sueldo de los consejeros es igual al de los magistrados, persiste la tentación de modificarlo.

Pero la ampliación y reducción de los salarios también ha tenido aciertos y desaciertos en materia de imagen del IEPC y su titular.

En junio de 2011 el pleno aprobó aumentarse el salario en un 28 por ciento, una medida impopular que tardó pocas semanas en revertirse debido a la presión de la opinión pública.

Campaña 

Pero el proyecto de egresos del IEPC encierra dudas sobre la prioridad en las actividades del Instituto. 

El presupuesto al cual tuvo acceso Reporte Indigo revela gastos suntuosos en salarios y comunicación.

Solo en sueldos a personal de base y consejeros se presupuestaron 104 millones de pesos, más otros 10 millones 514 mil pesos en personal eventual. 

Los casi 115 millones de pesos representan más de la mitad del presupuesto total del IEPC.

Pero también habría que sumarle el subsidio general de un millón 547 mil pesos en ayuda a transporte de todo el personal y la ayuda de despensa, cuyo monto anual asciende a 2 millones 670 mil 154 pesos.

Si bien el presidente del organismo, Tomás Figueroa Padilla, justificó la reducción de su salario argumentando que se abocaría a actividades de capacitación, organización y promoción de valores democráticos, la programación se limita a lo básico.

En materia de educación cívica el IEPC planea gastar un millón 659 mil pesos para artículos escolares de promoción del organismo.

Además se gastarán 850 mil pesos a través de obras de teatro, performance y cuenta cuentos.

La elaboración de los contenidos para materiales didácticos tendrá un costo de 650 mil pesos que posiblemente pagarán a una empresa de asesoría de imagen como sucedió en 2011 y 2012 con las empresas de comunicación Cuarto de Guerra, Euzen o Heurística.

Y es que para servicios de “Creatividad, preproducción y producción de publicidad excepto Internet” se destinará 500 mil pesos.

De hecho en materia de comunicación social la cartera será amplia. 

Alrededor de 9 millones 235 mil pesos se dedicarán a la imagen del instituto con campañas permanentes.

Se proyecta el pago de 3 millones 730 mil pesos para 160 desplegados en prensa y 6 millones 300 mil pesos para inserciones en revistas con un costo de 6 millones 300 mil pesos.

Para radio se habla de una cartera mensual de 83 mil pesos que suman alrededor de un millón de pesos en difusión del IEPC.

En la producción de 12 spots se invertirá 982 mil pesos, mientras que en la creación y administración de la sala virtual de prensa y la administración de la información estratégica del IEPC en las redes sociales se invertirá un millón 200 mil pesos.

Por otro lado, los partidos políticos reciben cada vez más recursos. 

Solo para el 2013 se tiene presupuestado un total de 208 millones de pesos, pero los partidos van por más. 

En la sesión del Consejo General del IEPC la polémica sobre el cálculo en el cual se basó la asignación de recursos dejó entrever que los partidos políticos impugnarán la cifra ante los tribunales.

Y es que el monto aprobado por el pleno no corresponde a lo que dicta la ley. 

Los representantes de los partidos aseguran que quedaron fuera poco más de 19 millones de pesos, por lo cual la cifra de prerrogativas debía corregirse a 227 millones para los cinco partidos.

La cifra de financiamiento a partidos en 2013 se acerca a los 235 millones 251 mil pesos que recibieron para el proceso electoral de 2009.