Los nuevos pacientes de la Clínica Especializada Condesa de la Ciudad de México aumentaron 35 por ciento durante la pandemia de COVID-19.

Dicho centro de salud es el que atiende a los habitantes de la capital con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que no tienen ningún servicio de seguridad social.

El “Informe de Acciones Preventivas en la Contingencia Sanitaria por SARS-CoV-2” revela que la clínica recibió mil 382 nuevos pacientes de enero a junio de 2020, es decir, un 35 por ciento más.

Esto, menciona el documento, se debió a que se reactivaron 721 expedientes de pacientes que se habían dado de baja, pero con la pandemia perdieron su seguro social y regresaron.

Al respecto de esta situación, en mayo de 2020 el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que 500 mil personas habían perdido su empleo durante marzo y abril del año pasado por el confinamiento y el cierre de empresas como medida para evitar contagios de COVID-19.

Más estadísticas 

El documento también señala que el 88.1 por ciento de las personas que se realizaron una prueba diagnóstica durante la contingencia resultaron positivos.

Mientras que el porcentaje de las personas que recibieron como tratamiento médico un retroviral fue de apenas el 4 por ciento.

Igualmente, el informe indica que el 88 por ciento de los pacientes de la clínica se mantiene como indetectable.

También se mantuvo la atención a las personas privadas de la libertad, dice la información consultada.

“La atención de personas víctimas de violencia sexual y la mayoría de los programas de prevención continúan operando con excepción del Protocolo de Profilaxis Preexposición que fue suspendido y se reinició el 10 de agosto de 2021”, detalla el documento.

Por último, la Clínica Especializada Condesa llevó a cabo el programa Tele-Condesa para continuar prestando el servicio pese a la contingencia.

Tan solo del 17 de agosto al 11 de septiembre de 2020 se realizaron un total de 282 consultas remotas de seguimiento de VIH, explica el informe.