El dinero otorgado por el Gobierno Federal para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad, a través del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, empresa de participación estatal mayoritaria responsable de construir, administrar, operar y explotar el NAICM, ha sido utilizado de manera irresponsable.

Así lo concluyó la Auditoría Superior de la Federación en su Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2016, presentado ayer al Congreso.

En el reporte, la ASF revisó los recursos ejercidos por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México por un monto de 36 mil 998 millones 87 mil 700 pesos, integrados por 94 millones 326 mil 200 pesos del capítulo 1000 “Servicios Personales”; 1 millón 825 mil 400 pesos del capítulo 2000 “Materiales y Suministros”; 116 millones 271 mil 600 pesos del capítulo 3000 “Servicios Generales” y 36 mil 785 millones 664 mil 500 pesos del capítulo 4000 “Transferencias, Asignaciones, Subsidios y Otras Ayudas”.

Los resultados del análisis determinaron que no hubo evidencia del seguimiento de la adquisición de parcelas, pago de avalúos, gastos y honorarios notariales; ni hubo el reintegro en tiempo y forma de los recursos transferidos a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y la Comisión Nacional de Agua, mediante acuerdos por 87 millones 953 mil 100 pesos y 121 millones 687 mil 500 pesos, respectivamente.

Se careció de una fianza de cumplimiento por 191 mil 500 pesos y una de vicios ocultos; además, el importe de una fianza fue menor en 12 mil 300 pesos de lo establecido en el contrato.

Otras anomalías fueron la falta de recuperación de 186 mil 600 pesos pagados en 2016 al INDAABIN por servicios valuatorios cancelados de cinco parcelas, así como la liquidación de un trabajador de estructura, al cual recontrataron al día siguiente como eventual con un puesto menor, y lo volvieron a liquidar 44 días después por un importe neto de 237 mil 300 pesos.

En cuanto a la construcción de la Barda Perimetral para el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, para la cual la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDEN), se encuentra registrada en el convenio de colaboración por un total de un mil 611 millones 585 mil 800 pesos en 2016, la ASF seleccionó, para revisión, una muestra de 86 conceptos por un importe de 936 millones 436 mil 500 pesos, que representó 58.1 por ciento del monto erogado.

Por lo que se refiere al costo de la obra, se observó que para el convenio modificatorio núm. 3, que, no cuenta con los soportes de las aportaciones efectuadas en las cuatro etapas por 383 millones 908 mil 300 pesos, ni verificó que en el análisis, cálculo e integración de los costos indirectos de la SEDENA se incluyó el 16.0 por ciento del IVA en la administración central, lo que representa un pago de 5 millones 642 mil 100 pesos sin verificar aun cuando dicho impuesto sólo procede en la compra de materiales.

Además también se encontraron 119 millones 800 mil pesos sin verificar que del volumen de concreto pagado no se descontó el volumen que ocupa el acero de refuerzo.

En el Desarrollo de Ingeniería y Construcción de Subestaciones y Acometida Eléctrica del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México la ASF también detectó diversas irregularidades entre las que destacan:

La falta de cumplimiento en el plazo señalado en el fallo para la firma del contrato, ya que se firmó hasta el 7 de octubre de 2016, 24 días naturales después de la fecha establecida; no se verificó que se acreditara en la propuesta de la contratista el cumplimiento del 50.0 por ciento de contenido nacional en materiales, mano de obra y equipo; no se cumplió con el plazo para la entrega del seguro de responsabilidad civil por el 3 por ciento del monto de la propuesta; no se puso a disposición de la contratista el anticipo pactado para el inicio de los trabajos, no obstante que la contratista garantizó los trabajos mediante las fianzas correspondientes y no se ha definido la ingeniería de detalle para la construcción de la cimentación de la galería de cables de potencia y dichos trabajos llevan un atraso del 49 por ciento, respecto al programa vigente.

Para los Procesos de Contratación de la Construcción del Edificio Terminal, de la Torre de Control y de la Losa de Cimentación del Centro de Transporte Terrestre Intermodal del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se determino que los dictámenes que sirvieron para el fallo no fueron firmados por los servidores públicos facultados para dicha actividad.

De igual manera se incluyó en los costos indirectos el rubro “construcción y conservación de caminos de acceso”, no obstante que ya se habían considerado cargos por trabajos relacionados con caminos provisionales de acceso tanto para la losa del edificio terminal como para el contrato de pilotes.

Se consideró en los costos indirectos el rubro “Comunicación Social” el cual no corresponde a un gasto general necesario para la ejecución de los trabajos, no fue solicitado en la convocatoria ni en el formato entregado por la entidad fiscalizada.

En la integración de los costos indirectos se consideró la prima por seguro todo riesgo, la cual sólo se acredita parcialmente

No se verificó que el licitante ganador incluyera en su proposición la partida sistemas especiales de telecomunicación de acuerdo con lo señalado en el catálogo de conceptos proporcionado en la página de Compranet y en una junta de aclaraciones.

Para la Realización de Proyectos, Gerencia, Estudios, Asesorías y Consultorías para la Construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México la ASF señaló que se consideraron 146 millones 727 mil 500 pesos por diversos conceptos en la integración de los costos indirectos de dos contratos de servicios sin verificar que éstos se incluyeron también como insumos en la integración de los precios unitarios de concurso.

No se aplicaron retenciones por un monto de 7 millones 565 mil 400 pesos por atraso en la ejecución de los trabajos ni se pagaron 58 millones 758 mil 800 pesos por concepto de ajuste de costos.

Se gastaron 11 millones 6 mil 300 pesos en servicios, sin considerar que con la documentación presentada no se comprobó la realización de éstos ni la participación del personal señalado en la integración del precio y se autorizaron pagos por 809 mil 900 pesos sin verificar que el contratista consideró el día domingo tanto en el mes de trabajo de cada precio unitario como en el cálculo del factor del salario real.

Además en un contrato de servicios se autorizaron pagos por 39 millones 226 mil 700 pesos por concepto de acompañamiento durante el proceso de obra sin considerar que la obra aún no comenzaba.