Más de 40 millones del erario fueron repartidos entre 360 funcionarios de la Alcaldía de Atizapán, en Estado de México, a través de un “fideicomiso educativo”.

Según informó ayer Reforma, este bono fue entregado por la alcaldía “sin reglas de operación ni controles” durante siete meses del año pasado.

En total, los burócratas recibieron 44.6 millones de pesos; 17 mil 700 pesos mensuales cada uno.

Este fideicomiso, creado supuestamente para apoyar la educación de sus hijos hasta la universidad, lo recibieron el propio alcalde Pedro Rodríguez, 11 regidores y demás empleados del Gobierno local. 

El problema es que los beneficiaros no necesitan comprobar gastos ni si tienen descendientes.

Es por eso que regidores como Luis Luna, que no tiene hijos, y Ana María Camacho, quien tiene hijos mayores de 30 años de edad, también reciben la bonificación, destacó el diario.

El Gobierno del Estado de México tendrá qué responder por qué se aprobó la conformación del fideicomiso en 2013.