5

distritos conquistó la coalición PAN-PRD en Q.Roo


La coalición PAN-PRD solo conquistó seis de los 15 distritos; en tanto, el PRI y sus aliados ganaron nueve diputaciones locales

https://youtu.be/nIQWX4s0jH8

Algunos gobernadores electos podrían comenzar sus mandatos atados de manos por un Congreso de oposición.

Por lo menos los virtuales ganadores de Durango, Quintana Roo y Veracruz, tendrán que gobernar con un poder legislativo que tendrá mayoría opositora.

José Rosas Aispuro, Carlos Joaquín y Miguel Ángel Yunes -los tres de la coalición PAN-PRD- ganaron pocos distritos electorales para elegir a sus diputados.

El único nuevo gobernador que ya tiene asegurado un Congreso a su favor es Quirino Ordaz, en Sinaloa.

Aunque todavía falta que las autoridades electorales hagan los cálculos para el reparto de las diputaciones de representación proporcional –o plurinominales-con los distritos que se ganaron en las urnas es posible proyectar el rumbo que tendrá el poder legislativo de cada entidad.

¿Gobernar con el Congreso?

En México, cada una de las entidades federativas mantiene la división de poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

El Ejecutivo y Legislativo tienen una relación directa en muchas tareas de gobierno. Los congresos locales tienen entre sus facultades aprobar las medidas propuestas por los gobernadores.

El presupuesto, el techo de deuda, los cambios constitucionales o legales, revisar la cuenta pública, y hasta llevar a cabo el juicio político contra servidores con fuero son algunas de las facultades que tienen los congresos estatales.

Por ello, mantener una relación sana con el Congreso puede ser determinante para que un gobernador pueda llevar a cabo su tarea de gobierno.

Bloquear las acciones de gobierno de los mandatarios es un arma política para conseguir que un mandatario fracase en su ejercicio y buscar así sucederlo en la siguiente elección.

Los tres congresos opositores

En Durango, Quintana Roo y Veracruz, los nuevos gobernadores tendrán que lidiar con un poder legislativo opositor que podría complicarles el ejercicio de gobierno.

Las tres entidades estrenarán la alternancia este año; por primera vez gobernará un partido diferente al PRI.

En Durango, José Rosas Aispuro, el virtual ganador por la coalición PAN-PRD, no tuvo la misma suerte en la elección de los diputados locales.

La coalición solo conquistó seis de los 15 distritos; en tanto, el PRI y sus aliados ganaron nueve diputaciones locales.

El Congreso de Durango se compone de 25 diputados; 15 de ellos, electos en las urnas, por el principio de mayoría relativa; y 10 de representación proporcional –o plurinominales-.

Para tener la mayoría simple es necesario tener 13 diputados.

 Al PRI y sus aliados ya solo le falta obtener cuatro en el reparto plurinominal para ganar una mayoría en el Congreso.

En esa entidad el PRI llegó de la mano del Partido Verde Ecologista, Nueva Alianza y el Partido Duranguense.

Sin embargo, aunque la coalición que estará en el gobierno solamente conquistó seis diputados de mayoría relativa, es un triunfo respecto a la conformación actual del Congreso.

En la Legislatura que está en funciones, todos los legisladores de mayoría relativa (17) pertenecen al PRI y sus aliados; es decir, en la elección del 2013, el tricolor ganó todos los distritos.

Además, el PRI ganó seis legisladores de representación proporcional, lo que le dio un total de 21 de 25 votos. Solo hay seis diputados opositores.

Con la redistritación, el número de diputados de mayoría relativa disminuyó de 17 a 15.

En Quintana Roo, Carlos Joaquín González, virtual ganador por la coalición PAN-PRD, también enfrentará un escenario adverso ante el poder legislativo local.

En esa entidad, el Congreso estatal se compone de 25 miembros; 15 de ellos de mayoría relativa y 10 plurinominales.

En la elección del domingo pasado, el PRI y sus aliados ganaron 10 curules; en tanto, la coalición PAN-PRD solo ganó en cinco distritos electorales.

Para tener la mayoría simple, en el Congreso de Quintana Roo se necesitan solamente 13 votos. Al PRI solo le faltan tres.

En la actual Legislatura, el PRI y sus aliados tienen 14 de 15 diputados de mayoría; y cinco de representación proporcional. Solo hay seis diputados de los partidos de oposición.

En Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien llegó a la gubernatura por la coalición PAN-PRD, tendrá un congreso opositor, pero dividido en tres fracciones principales.

El Congreso de Veracruz se conforma de 50 diputados: 30 de mayoría relativa y 20 plurinominales. Para tener la mayoría son necesarios los votos de 26 legisladores.

En esta elección, la alianza que ganó la gubernatura solo conquistó 12 diputaciones de mayoría relativa; en tanto, el PRI y sus aliados ganaron 10 lugares y Morena se hizo de ocho curules.

Esto deja a la coalición PAN-PRD en un escenario difícil para conquistar la mayoría simple en el Congreso.

La oposición, sin embargo, estará dividida en dos partes. Las proyecciones indican que el PRI y Morena tendrán los votos mayoritarios; la cuestión es si se unirán para bloquear las propuestas del nuevo gobernador.

En la Legislatura que está en ejercicio, el PRI y sus aliados tienen 26 curules de mayoría relativa y nueve plurinominales. Solo hay 15 diputados de oposición.

Con mayoría asegurada

De las entidades donde se eligió nuevo gobernador y Congreso local, el único virtual mandatario que tiene una mayoría en su congreso es el de Sinaloa, Quirino Ordaz.

En esa entidad, el Congreso se compone de 40 legisladores; 24 de mayoría relativa y 16 plurinominales. Para conseguir la mayor parte de los votos son necesarios 21 diputados.

En esta elección, el PRI y sus aliados ganaron 22 distritos, con lo que garantiza que el tricolor domine el legislativo local. El PAN solo ganó dos diputaciones.

En otras entidades los nuevos gobernadores tendrían congresos que les favorezcan.

En Aguascalientes, donde el virtual ganador es el panista Martín Orozco, a Acción Nacional solo le faltan tres diputados para conseguir la mayoría simple en el Congreso, que se garantiza con 14 legisladores.

En Chihuahua, donde el ganador fue el panista Javier Corral, al PAN solo le falta un legislador para completar los 17 que necesita para ser mayoría.

En Hidalgo, al virtual ganador, el priista Omar Fayad, solo le falta tener cuatro diputados más para la mayoría en el Congreso, que se consigue con 16 legisladores.

En Tamaulipas, al PAN –que triunfó con su candidato Francisco Javier García Cabeza de Vaca- solo le falta tener dos curules más para garantizar la mayoría simple, que se alcanza con 19 diputados.

En Zacatecas, donde ganó el priista Alejandro Tello Cristerna, el tricolor solo necesita un diputado más para tener la mayoría necesaria, con 16 legisladores.

En Oaxaca, el PRI y sus aliados necesitan 22 diputados para ser mayoría y en las urnas solo conquistaron 15 lugares. La alianza PAN-PRD obtuvo 7; y Morena, 3.

En Tlaxcala también podría haber un congreso más dividido. Se necesitan 13 legisladores para tener la mayoría, y el PRI solo consiguió ocho; el PRD, cuatro; el PAN, dos; y el Partido Socialista, uno.

En Baja California, donde no se eligió gobernador, pero sí diputados locales, el PAN continuará teniendo la mayoría, pues solo le falta un legislador para obtenerla.

En Puebla, donde solo se eligió gobernador, el virtual ganador, el panista Antonio Gali Fayad, ya tiene el congreso a su favor, con una mayoría de 19 diputados.

Sigue leyendo:

“‘El Bronco’, un gobernador sin Congreso” Por Jesús Padilla