Durante el “Acto de justicia al pueblo yaqui y la petición de perdón por agravios a los pueblos originarios” que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en Vicam, Guaymas, Sonora, el excandidato presidencial expresó:

“Los asesinatos de Tomás Rojo y Luis Urbano, luchadores por los derechos de los pueblos yaquis no pueden quedar impunes, los asesinos tanto los materiales como los intelectuales deben recibir la sanciones que manda la ley”.

El experredista también pidió que se cancele el Acueducto Independencia, lo que motivó aplausos de los representantes de los pueblos originarios.


Es indispensable, señor presidente antes que nada, cancelar el Acueducto Independencia que fue construido pasando por encima de disposiciones judiciales, que se construyó a pesar de varios mandamientos para que no se construyera o se suspendiera su construcción, que se ha puesto en operación consecuentemente al margen de la ley y que hoy extrae 30 millones de metros cúbicos de la cuenca agua del río Yaqui para llevarlas a la cuenca del río Sonora.

Cuauhtémoc Cárdenas

Excandidato presidencial

Dijo que se evitaría que se retengan arbitrariamente 600 millones de metros cúbicos de agua de la cuenca del río Yaqui.

Cárdenas Solórzano destacó la puesta en marcha del Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui.

“Es muy importante que por parte del Gobierno de la República se haya decidido poner en marcha el Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui y esto merece sin duda un reconocimiento general y una felicitación particular al presidente de la República”, dijo entre aplausos.

Enfatizó que los agravios no deben repetirse contra los pueblos originarios. También planteó que el primer mandatario atienda las demandas de los pueblos.

Lee también: Cuauhtémoc Cárdenas recomienda a AMLO diferir los “megaproyectos”

“Estoy seguro que si el titular del Ejecutivo escuchara a las partes en conflicto, con su intervención se encontrarían soluciones a los conflictos existentes, lo que traería paz a los pueblos yaquis que en la región sur del estado, con lo que esta rica zona entraría en una nueva etapa de progreso”, afirmó.

Al terminar su discurso, el ingeniero Cárdenas y el presidente López Obrador se dieron un abrazo.