¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

AUTODEFENSAS

Asesinan a negociador

J. Jesús Lemus

El asesinato de José Francisco Romel Licea Figueroa, podría detonar de nueva cuenta la violencia en Michoacán. Y es que el conocido como “El Güero” Licea, quien fuera abatido por sicarios la tarde del pasado lunes en el centro de Apatzingán, había entrado en diálogo con el gobierno federal con la intención de negociar la desmovilización de los grupos de autodefensas alzados desde hace una semana.


Abr 20, 2016
Lectura 3 min

Informes de las Autodefensas indican que Licea trataba con las autoridades para iniciar la pacificación de su grupo armado

El asesinato de José Francisco Romel Licea Figueroa, podría detonar de nueva cuenta la violencia en Michoacán. Y es que el conocido como “El Güero” Licea, quien fuera abatido por sicarios la tarde del pasado lunes en el centro de Apatzingán, había entrado en diálogo con el gobierno federal con la intención de negociar la desmovilización de los grupos de autodefensas alzados desde hace una semana.

“El Güero” Licea representaba a una sección de autodefensas cercana al cártel de “Los Viagras”, los que habían manifestado al gobierno federal su intención de deponer las armas, a cambio de la detención de algunos líderes y colaboradores del cártel de Los Caballeros Templarios, señalados en una lista, en donde se incluyen algunos funcionarios del gobierno estatal y federal y algunos legisladores.

De acuerdo con lo filtrado por un comandante de las autodefensas, opuesto a los grupos de civiles armados que mantienen relaciones con el crimen organizado, Licea ofreció a la Federación convencer a todos los grupos de autodefensa para iniciar un proceso de paz.

Licea ya había pactado una alianza con las fuerzas federales cuando el gobierno federal catalogó como objetivo nacional la captura de Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, entonces líder de Los Templarios. Pactó con la Federación durante la gestión del comisionado Alfredo Castillo, quien lo incluyó dentro del grupo de élite G-250, el que estaba comandando por Luis Antonio Torres González, El Americano, y que incluía a elementos federales con la misión de capturar a “La Tuta”.

Tres días antes de su muerte, según la versión de un comandante de las autodefensas en activo, “El Güero” Licea se habría reunido para negociar la paz con al menos cinco funcionarios del gobierno federal y otros cuatro del gobierno estatal dentro de las instalaciones de la Base de Operaciones Mixtas en la localidad de Cenobio Moreno.

El financiamiento

Desde la óptica de algunos integrantes del movimiento de autodefensas, principalmente de Apatzingán y Tancítaro, la muerte de “El Güero” podría hacer que la violencia se agudice en los próximos días.

“El Güero” tenía a su cargo a por lo menos tres grupos de civiles armados, que suman cerca de 230 hombres, todos de Apatzingán, quienes habrían sido protagonistas de los hechos violentos que desquiciaron la vida del estado hace una semana, mediante la quema de vehículos y amenazas de atentados contra tiendas de autoservicios y gasolineras.

Los grupos que le sobreviven a Licea –de acuerdo con la versión de un agente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen)– se les relaciona con el cártel de los hermanos Sierra Santana, conocido como “Los Viagras”, de donde habrían estado recibiendo financiamiento en los últimos meses para la realización de sus movilizaciones.


Notas relacionadas

Jul 15, 2019
Lectura 2 min

Dic 14, 2016
Lectura 3 min

Nov 3, 2016
Lectura 6 min

AUTODEFENSAS

Sueños de libertad

J. Jesús Lemus


Nov 3, 2016 Lectura 6 min

Feb 23, 2016
Lectura 8 min

Comentarios