Este miércoles el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez, confirmó el homicidio del hijo de Javier Mendoza Marquez, alcalde de Celaya quien hace una semana había declarado que a él no le tocaba evitar los homicidios en la zona.

Por medio de su cuenta de Twitter, el gobernador de Guanajuato consideró el asesinato de Guillermo Mendoza Suárez como un “terrible acto criminal” en medio del contexto de la ola de violencia que se vive en el municipio.

Por esta situación, el mandatario local también llamó a la Fiscalía General de Guanajuato a realizar una investigación pronta para dar con los responsables.

“Les reitero mi compromiso de seguir luchando por la paz de Celaya y de todo el estado en coordinación siempre con el gobierno federal”, escribió.

De acuerdo con los primeros reportes, los hechos se registraron frente a una farmacia, entre la calle de Madero y 2 de Abril, cuando la víctima se encontraba al interior de un vehículo.

Sujetos armados se presentaron en el sitio y abrieron fuego en contra de Mendoza, quien recibió al menos 10 impactos de bala. Al sitio se presentaron servicios de emergencia y fuerzas de seguridad.

Puedes leer: Lo que sabemos del ataque armado en Celaya que cobró la vida de al menos 11 personas

También se presentaron el director de la Policía Municipal y el secretario de Seguridad Ciudadana de Celaya, Jesús Rivera Peralta, así como el propio secretario particular del alcalde.

Aunado a ello, el cuerpo de Guillermo Mendoza quedó al interior de la camioneta Grand Cherokee color negro.

Alcalde de Celaya en polémica

Fue hace una semana cuando el mismo alcalde panista de Celaya, Javier Mendoza Márquez, aseguró que a él “no le toca” evitar los homicidios.

“Lamentablemente aún cuando no es competencia de nosotros, no es competencia del municipio, todo lo que es ese tipo de delincuencia es otra competencia, no nosotros”, expresó.

Por último, las declaraciones del presidente municipal de Celaya vienen luego del asesinato de un elemento de la policía local y 24 elementos más; por no contar con al menos cuatro masacres en lo que va del año.