“Me encontraba saliendo del estacionamiento techado del HEB cuando veo que un sujeto armado, vestido de civil, me apunta con su arma, no se identifica, me apunta a mi vehículo y hacia mí y empieza a accionar su arma, en ese momento actúo como cualquier persona actuaría, que es salvando mi vida” 

Javier Cárdenas Dávila

En su relato sobre la agresión policial

Javier Cárdenas Dávila, hijo del diputado federal de Movimiento Ciudadano por el estado de Tamaulipas, Gustavo Cárdenas, calificó como intento de asesinato la agresión de la cual fue objeto el pasado 29 de junio, por parte de policías del municipio de San Pedro.

Acompañado por su abogado, Miguel González Garza, el joven de 23 años presentó ante medios de comunicación en un estacionamiento en la ciudad de Monterrey la camioneta Range Rover en que conducía el día del ataque.

En el vehículo se pueden observar los 16 impactos de bala recibidos, tres en la cabina, dos a la altura del pecho, uno en el velocímetro, tres en su puerta y los demás en el resto de la camioneta, por lo que Cárdenas Dávila sostiene que los policías sampetrinos tiraron a matar.

De acuerdo al abogado defensor de Cárdenas Dávila, por el número de impactos y la dirección de los mismos, se puede concluir que las balas iban dirigidas a terminar con la vida de su defendido.

El estudiante reiteró que el día de los hechos, 29 de junio, en ningún momento intentó atropellar a los elementos de seguridad, así como tampoco intentó huir de la policía cuando fue detenido en el estacionamiento del HEB Valle Oriente por presunta posesión de mariguana.

“Yo me encontraba saliendo del estacionamiento techado del HEB cuando veo que un sujeto armado, vestido de civil, me apunta con su arma, no se identifica, me apunta a mi vehículo y hacia mí y empieza a accionar su arma, en ese momento actúo como cualquier persona actuaría, que es salvando mi vida”, detalló Cárdenas Dávila.

Según lo que declaró Cárdenas Dávila, fueron en total 28 disparos los que dirigieron los uniformados en su contra, 16 impactaron en la unidad, de los cuáles 3 lo hirieron, uno en el rostro, otro en el brazo izquierdo y uno más en la mano derecha que le causó pérdida de movilidad del dedo medio.

Por estos hechos, el joven y su defensor aseguraron que van a proceder legalmente en contra del Ayuntamiento de San Pedro por el delito de exceso de fuerza policiaca.