El Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) creó un informe en el que delimitó las cuatro principales áreas en las que los gobiernos y organismos internacionales se tienen que enfocar para revertir problemáticas como el cambio climático o la pandemia de COVID-19.

La primera de las acciones debe ir enfocada en lograr una renovación del contrato social basada en los derechos humanos y que sirva para reconstruir la confianza y la cohesión social.

Para lograrlo, Guterres propone atajar la actual epidemia de desinformación y crear una nueva estructura conjunta sobre integridad financiera que afronte la evasión fiscal, el blanqueo de dinero y los flujos financieros ilícitos.

Además, aboga por revisar nuestro pensamiento en torno a los derechos humanos, incluyendo nuestras actividades en línea y conseguir una cobertura de protección social universal que incluya la asistencia sanitaria junto a la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas garantizando su participación plena e igualitaria.

En segundo lugar pide enfocarse en las nuevas generaciones que serán el futuro del planeta.


“Centrarse en el futuro con base en una mayor solidaridad con los jóvenes y las generaciones futuras mediante la adopción de medidas transformadoras en materia de educación, formación profesional y aprendizaje continuo”

António Guterres

Secretario General de la ONU

Como tercer área de atención está el actuar urgentemente para proteger y garantizar los recursos globales compartidos -la alta mar, la atmósfera, la Antártida y el espacio exterior- y los bienes públicos mundiales– la paz, la seguridad económica y la salud mundial-.

Las principales recomendaciones en este apartado incluyen “la creación inmediata de un plan de vacunación global para la COVID-19 y una mejor integración del sistema financiero global con otros procesos de toma de decisiones mediante una Cumbre Bienal entre el G20, el ECOSOC, el Secretario General y los jefes de las instituciones financieras internacionales”, recomienda el documento.

Por último, el representante de la ONU apuesta por unas Naciones Unidas modernizadas y preparadas para una nueva era. Es decir, “una organización orientada a los retos del siglo XXI que pueda ofrecer en todo su sistema soluciones más relevantes, multilaterales y con múltiples partes interesadas”.

También puedes leer:

Sonar la alarma ante la crisis climática y otros retos

Educación y trabajo conjunto contra el cambio climático