La Cámara de Diputados avaló en lo general el dictamen en materia de combate a la defraudación fiscal, la facturación falsa y las empresas fantasmas.

Con 318 votos a favor, 121 en contra y 3 abstenciones, se aprobó el dictamen que tipifica este tipo de delitos como delincuencia organizada y amenazas a la seguridad nacional.

Asimismo, se impondrá a los responsables la prisión preventiva oficiosa.

Con una pena de entre dos y nueve años de prisión, serán sancionadas la expedición, venta, enajenación y compra de comprobantes fiscales que amparen operaciones falsas.

El propósito de estas modificaciones es combatir a las más de 9 mil empresas “fantasma” dedicadas a expedir y enajenar facturas de operaciones falsas.

El desfalco de estas empresas “fantasmas” ascendería a 250 mil millones de pesos cada año.

Legisladores del PRD y PAN presentaron mociones suspensivas, sin embargo la mayoría parlamentaria de Morena y sus aliados las desecharon.

Te puede interesar: CONTADORES BAJO LA LUPA EN REFORMA FISCAL