Las personas que padecen ortorexia sienten angustia al comer y llegan a la exageración en el control del consumo de los alimentos, afirma el especialista Alberto Bricio, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colima.

“Es cuando existe este interés por cuidar obsesivamente la calidad de los alimentos y se omite el placer por consumirlos. Es una situación donde nos vamos a los extremos del patrón dietético, ya hemos hablado de ocasiones donde uno suele consumir más alimentos o donde no controlas la dieta, pero ya en este caso el control intenta ser absoluto.


“Significa que incluso ya se empiezan a satanizar o a considerar como impuros ciertos alimentos o algunos componentes de éstos, por ejemplo, los ultraprocesados, cualquier alimento que se sospecha que tenga sustancias artificiales como colorantes, saborizantes, o que incluso pudieran tener grasas u otros químicos son considerados como prohibidos, malos, y sentirían culpa si es que los llegasen a consumir”

Alberto Bricio

Profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colima

El diagnóstico de la ortorexia nerviosa es muy difícil, por eso es importante tener un acercamiento con un profesional de la salud.

“Como nutriólogo, me han tocado pacientes que intentan mejorar sus hábitos de alimentación, puede que en algún momento de las consultas crucen esa línea, donde en vez de disfrutar que están aprendiendo a comer, llegan a la obsesión.

“Uno de los principales determinantes es si la relación que tiene con el alimento es positiva o negativa y si es que hay ansiedad o angustia cuando se llegan a consumir. Es decir, que en vez de disfrutarlos, sea una experiencia negativa, entonces ahí el apoyo de psicología, nutrición y medicina serían los pilares esenciales para el tratamiento”, explica el experto.

El especialista dice que todos los seres humanos estamos en riesgo de padecer ortorexia, pero unos siempre más que otros, ya que inciden factores genéticos hasta el ambiente en el que nos desenvolvemos socialmente.

“Uno pensaría que esta situación, como fomenta una alimentación sana y estricta, no sería tan riesgosa, pero puede traer situaciones como anemia, hipotensión, deficiencia de vitaminas y minerales, y otras cuestiones metabólicas mucho más graves, como la cirrosis metabólica o la osteoporosis, e incluso llegar a provocar la muerte”, alerta.

Es importante la revisión profesional en caso de padecer este escenario, ya que se puede confundir con otros padecimientos.

También puedes leer:

Ortorexia, la búsqueda de una pureza obsesiva

Miedo y obsesión por la salud, conductas de la ortorexia