Al refrendar su compromiso de que el año próximo se tendrá atención médica de calidad para todo el pueblo de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que por la oportuna atención médica que recibió cuando sufrió un infarto en 2013, pudo salvar su vida.

Durante la supervisión del plan de Salud IMSS-Bienestar en Huamantla, Tlaxcala, dijo que tras la atención brindada en la pandemia de COVID-19, se retomó el plan original de mejorar el sistema de salud al rehabilitar hospitales, contar con especialistas, medicinas y basificar al personal médico.

Acompañado de la gobernadora Lorena Cuéllar e integrantes de su gabinete, el primer mandatario destacó que Tlaxcala es de los primeros estados que se suman al modelo IMSS-Bienestar, en donde se tienen avances, pero “nos falta todavía” para atender cualquier padecimiento y equipar las áreas de urgencias para atender infartos.

Destacó la importancia de que se tenga en Tlaxcala equipo especializado para realizar cateterismo, “es una especialidad, lo que es la cardiología, el intervencionismo, les hablo de esto porque yo lo padecí y me salvé porque me atendieron a tiempo”.

López Obrador narró que en 2013 una de sus venas se cerró por completo.

“Llegué a urgencia a las 2:00 de la mañana y ese medicamento que tienen ahí, me lo aplicaron y abrió un poquito la arteria, era tanto el dolor que tenía que llegué a resignarme, porque ya no podía, no soportaba ese dolor, los que han tenido infarto saben de lo que estoy hablando”, contó AMLO.

Lee también: Para tregua mundial, AMLO propone a papa Francisco y secretario de la ONU como mediadores

“Afortunadamente se abrió un poco la arteria, por esa intervención a tiempo, y ya llegó el cardiólogo, el especialista, ya me intervinieron, me hicieron cateterismo y me salvaron, entonces el tener eso aquí es importante y el poder hacer el cateterismo”, dijo.

Cabe recordar que López Obrador fue atendido en 2013 en el hospital privado Médica Sur de la Ciudad de México.