El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) intervino en la disputa pública entre Marina del Pilar Ávila, gobernadora de Baja California, y su predecesor, el senador Jaime Bonilla, abogando por la unidad al interior de Morena y advirtiendo que a la ciudadanía no le importan los pleitos entre funcionarios públicos.

“Debemos de buscar la unidad al interior de nuestro movimiento. Yo, en lo personal, le tengo mucho afecto a Jaime, él es de los precursores del movimiento por la democracia en Baja California. Cuando iniciamos él nos apoyó mucho y, diría, siempre nos ha apoyado”, dijo el primer mandatario durante su conferencia matutina, realizada en Tijuana.

Por otro lado, agregó que “puedo decir lo mismo de la gobernadora, ya lo dije, la concidero una mujer buena, íntegra, con principios, que ha enfrentado muchas adversidades y ha actuado con aplomo, con rectitud y el Presidente de México la apoya y todo el Gobierno, que no haya duda”, respaldándola tras los hechos violentos que vivió la entidad hace exactamente una semana.

Puedes leer: AMLO espera que el GIEI siga investigando Ayotzinapa: “el caso no está cerrado”

“Lo más importante es la libertad, que cada quien se manifieste. ¿Saben quién pone a todos en su lugar? El pueblo”, agregó López Obrador con un llamado a portarse bien con la advertencia de que “sé muy bien de que lo que menos le gusta al pueblo es que haya pleitos entre servidores públicos”.

Esto luego de que Bonilla acusó a la mandataria estatal de tener nexos con los grupos criminales que perpetraron dichas acciones. Lo que a su vez se da en el marco del proceso judicial que la administración de Ávila inició en contra del exgobernador y hoy nuevamente senador por un supuesto daño al erario causado por los contratos que dio a Next Energy.