El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rechazó las acusaciones de llevar a cabo una persecución política en contra de Alejandro “Alito” Moreno, dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), luego de que la Fiscalía General del Estado de Campeche solicitó su desafuero como diputado federal.

“Nosotros no llevamos a cabo ninguna persecución política y a mí me pueden acusar de muchas cosas, pueden inventar muchas cosas mis adversarios, pero nunca van a poder decir que soy incongruente. Nosotros no perseguimos a nadie”, dijo el primer mandatario durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional.

Esto luego de que Moreno Cárdenas acusó que el proceso en su contra era parte de una avanzada por parte de Morena asegurando que de este “no espero justicia, espero venganza”. Algo de lo que, desde hace meses, ha responsabillzado tanto al Presidente de la República como a la gobernadora Layda Sansores.

Lee también: Fiscalía de Campeche solicita a Cámara de Diputados desafuero de “Alito”, presidente del PRI

En ese mismo sentido, López Obrador argumentó que “ese es un asunto que tiene que ver con las autoridades de Campeche, que es una entidad independiente, soberana y que tienen facultades para investigar y proceder”. Siendo que los procesos que enfrenta el dirigente nacional priista son de carácter estatal.

Fue el fiscal general de Campeche, Renato Sales Heredia, quien acudió ayer a la Cámara de Diputados para solicitar el desafuero de Moreno Cárdenas por cargos de enriquecimiento ilícito. Siendo atendido por Sergio Gutiérrez Luna, aún presidente de la cámara baja del Congreso de la Unión, quien dio entrada al proceso.