El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó el acto de Justicia al pueblo yaqui y la petición de perdón por agravios a los pueblos originarios.

En Vicam, Guaymas, Sonora, señaló que el plan de justicia llevará bienestar a los pueblos originarios que por décadas han sido víctimas de abusos e injusticias.


El Estado Mexicano no debe permitir nunca más la marginación, el abuso y las injusticias en contra de los yaquis ni de ningún grupo étnico o cultural de nuestro país, por ello ahora venimos a refrendar nuestro compromiso de hacer justicia a los pueblos yaquis, primero deseamos ofrecerles perdón por los crímenes de Estado que cometieron contra sus antepasados sobre todos en el porfiriato, aunque no sólo durante esa dictadura.

AMLO

Presidente de México

Acompañado por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas; representantes de los pueblos yaquis y miembros de su gabinete, López Obrador destacó que se les restituyen tierras, se garantiza el derecho al agua, además de que se construirán unidades médicas, viviendas, así como infraestructura urbana.

Dijo que a dos años de que iniciaron las acciones de mejoramiento para el pueblo yaqui, ya comienzan a verse los resultados.

Tras comprometerse a regresar cada tres meses para supervisar los avances, el presidente expresó su beneplácito de que el gobernador sea Alfonso Durazo.

“Por el bien de todos, primero los pobres”, expresó en el acto que duró más de tres horas.

El primer mandatario, los ocho gobernadores yaquis y los secretarios de Medio Ambiente, Desarrollo Urbano, Comunicaciones y Agricultura firmaron los acuerdos para el plan de justicia del Pueblo Yaqui.

Lee también: Así fue la intervención de Cuauhtémoc Cárdenas en acto de perdón al pueblo yaqui de AMLO

Adelfo Regino Montes, director General del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), detalló que el plan de justicia para contempla la restitución de más de 20 mil hectáreas de tierras, de las cuales hoy de restablecieron 2 mil 943; se garantizará el derecho al agua con la construcción de la acueducto que tendrá una longitud de 158 kilómetros, otorgarles el Distrito de riego número 18; recuperar el río Yaqui; construir una universidad, un hospital regional y seis unidades médicas, entre otras acciones.

Dijo que se destinarán 11 mil 600 millones de pesos, de los cuales este año se ejercieron mil 500 millones de pesos. “Con ello iniciamos una nueva era de paz y de justicia”, manifestó.


Alfonso Durazo, gobernador de Sonora, dijo que los abusos del poder no deben repetirse contra los pueblos originarios. Comentó que con el plan de justicia se está reparando el daño.

Representantes de los pueblos originarios subrayaron que el plan de justicia “no es un regalo, no es asistencialismo y busca devolvernos lo que es nuestro, el territorio que nos fue quitado, el agua que nos han limitado y la dignidad que nos han querido robar”. Un grupo de asistentes gritó “es un honor estar con Obrador”.

En una ceremonia privada, en la Guardia Tradicional del Pueblo de Vicam, López Obrador fue recibido con la danza del venado y le entregaron el bastón de mando.

Posteriormente, en la ramada sagrada diálogo con los gobernadores y representantes de los pueblos yaquis.