Alumnos del Internado Médico de Pregrado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) podrán reincorporarse de manera voluntaria a las instituciones de salud del país, a partir del 11 de mayo, sin embargo, no se asignarán a los servicios médicos de alto riesgo para COVID-19.

Para salvaguardar la seguridad de los médicos internos de pregrado que se integren a sus unidades hospitalarias, el IPN les proporcionará un kit de seguridad consistente en gafas de seguridad, careta, cubrebocas, guantes, batas quirúrgicas y botas desechables.

Destacó la institución académica que a los estudiantes no se les ubicará en los servicios médicos de alto riesgo a causa del coronavirus, como urgencias, triage, cuidados intensivos y/o áreas de hospitalización para pacientes COVID-19.

Además, los estudiantes que tengan alguna condición de salud considerada como factor de alto riesgo, que comprometa su vida, serán reasignados en servicios o unidades de medicina familiar.

El interno que sea un caso sospechoso o presente síntomas de COVID-19, se le realizará la prueba correspondiente de manera gratuita bajo el procedimiento que el IPN ha dispuesto para tal efecto.

Asimismo, el Politécnico solicita a los médicos internos de pregrado que durante las actividades hospitalarias apliquen todas las medidas de seguridad correspondientes.

En este sentido, el Director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, aseguró que la contingencia sanitaria que se vive es, sin duda alguna, es un reto enorme para todos y cada uno de los mexicanos, pero también ofrece grandes oportunidades para ver con claridad que es lo importante y como atenderlo para superar esta crisis.

Lee: Avanza IPN en el desarrollo de ventiladores para enfermos de Covid-19