En materia de ciberseguridad y combate a ciberdelitos, el país carece de una Estrategia Digital Nacional y hay poca o nula información sobre cómo operan las organizaciones criminales a través de las tecnologías de la información.

Las bandas delictivas captan a integrantes a través de redes sociales, hay clonación de tarjetas de crédito, suplantación de identidad y trata de personas, pero también existen riesgos para la seguridad de bases gigantescas de datos con información fundamental en poder de instancias públicas y privadas.

Los bancos y otras empresas tienen en sus servidores una gran cantidad que de datos de ser robados por la delincuencia podrían ocasionar daños irreparables.

En el caso de las dependencias oficiales, también hay información de seguridad nacional, como la que produce el manejo de las presas o el servicio de los semáforos en grandes ciudades, que en manos de delincuentes podrían generar un caos.

Además, cada día los mexicanos llevamos más nuestra vida al mundo digital y es más común la compra de activos digitales –como las criptomonedas– o la colocación y búsqueda de propiedades para compraventa a través de estos mecanismos.

En el contexto del mes de octubre para la concientización sobre la ciberseguridad, expertos afirman que en México hace falta una Estrategia Digital Nacional para que no se vean comprometidos datos masivos de suma importancia para el país y los mexicanos.

“Ante un riesgo o una amenaza de seguridad es muy importante que las instituciones, las naciones y las personas nos encontremos preparados para contar con mecanismos de respuesta que nos permitan no sólo estar seguros, sino también ser resilientes”, considera Juan Manuel Ávalos, catedrático del Centro de Estudios Superiores Navales (CESNAV).

Para Juan Manuel Aguilar Antonio, investigador del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (CASEDE), hace falta una coordinación entre las dependencias y el ámbito privado para la protección de las bases de datos y otros aspectos de la seguridad digital.


“En el ámbito de la ciberseguridad en México tenemos que ejemplificar que tenemos una descoordinación muy fuerte que existe dentro del ámbito gubernamental, en el cual no hay una política de continuidad en la ciberseguridad”

Juan Manuel Aguilar Antonio

Investigador del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia

“Hay muchas cosas realizadas durante el gobierno anterior y hay una gran diversidad de documentos que no están integrando y que deberían coordinarse en una estrategia única nacional”, explica el especialista.

Asimismo, hay un déficit en materia legislativa, por lo que nuestro país no cuenta con leyes suficientes en la materia. Para el investigador, es de suma importancia contar con un diseño estratégico que refleje una política en materia de seguridad digital planteada desde el Estado mexicano.

Coyotaje y secuestros, prioridades de la ciberseguridad

En las redes digitales se pueden encontrar casos de secuestros de información, suplantaciones de identidad y hasta servicios de “coyotes” para migrar a Estados Unidos.

Además del resguardo de las grandes bases de datos en poder de las dependencias de gobierno que concentran información sobre de áreas de seguridad y puntos estratégicos del Estado mexicano, también es necesario el combate contra delincuentes que usan la tecnología en otro tipo de delitos, asegura Óscar Arturo Padilla Sánchez, maestro en gestión de servicios públicos en ambientes virtuales.

“Hay ejemplos en los que hay reclutamiento de chavos a través de redes sociales por el crimen organizado, pero también hay movimientos actualmente, como los de migración de Centroamérica y del mismo México, en los que se contratan ‘coyotes’ por internet. Es en toda esta delincuencia ordinaria en la que básicamente nos está haciendo mucha falta la persecución”, asegura el experto en transformación digital de la justicia, ciberseguridad e innovación.

Considera que es importante el combate al secuestro virtual, la extorsión y las estafas por internet que hacen mucho daño al ciudadano de a pie, sin demeritar temas como la pornografía infantil y los ciberataques a activos de empresas o a activos estratégicos de seguridad nacional.

El experto comenta que es necesaria la coordinación entre las distintas instancias de gobierno, en específico para la integración de una sola estrategia nacional.

“También tenemos que considerar la suplantación de identidad, que afecta a muchas personas en el país, esos son los delitos a los que tenemos que ponerles atención y no solamente desde una perspectiva federal, sino desde los estados en las policías preventivas, en las fiscalías locales y en los tribunales de justicia”, explica Óscar Arturo Padilla.


Es de suma importancia contar con un diseño estratégico que refleje una política en materia de seguridad digital planteada desde el Estado

Un punto fundamental para la atención de esta estrategia única que tendría que seguir el Estado mexicano es la integración de los datos, ya que actualmente no es posible encontrar estadísticas en fuentes como el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

“El SESNSP ahora mismo no te tiene esta desagregación de datos, lo que muchas veces en los ministerios públicos te dicen es que eso ni se puede perseguir, por lo que tenemos que buscar que el Secretariado recolecte más datos estadísticos en materia de ciberataques a activos y de delitos que se cometen por el uso de la tecnología”, expone.

También puedes leer:

Se ignoran puntos débiles de ciberseguridad en México

Estrategia de Ciberseguridad del futuro posible