Los gobiernos latinoamericanos han respondido de manera insuficiente a la creciente explotación sexual de niños causada en el planeta por flujos turísticos nacionales e internacionales, denunció ayer una coalición global de organizaciones dedicadas a erradicar la prostitución y pornografía infantil y el tráfico de niños con fines sexuales.

End Child Prostitution, Child Pornography and Trafficking of Children for Sexual Purposes (ECPAT International) señaló que los gobiernos no han le dado la debida importancia al tema pese a que entre 1980 y 2013 se cuadriplicó la cantidad de turistas sexuales que América Latina recibió.

La coalición difundió un informe global en el que calificó a la pederastia como un “fenómeno endémico global” pese a un esfuerzo multisectorial iniciado por la comunidad internacional desde que Estocolmo albergara en 1996 el primer congreso mundial sobre la explotación sexual de niños con fines de lucro.

Milena Grillo, directora de la Fundación Paniamor en Costa Rica e integrante del comité de expertos que asesoró a los investigadores, dijo que la recopilación de estadísticas es muy complicada por la clandestinidad que suele rodear a estos encuentros, pero aseguró que hay consenso entre los expertos de que el problema va en aumento.