Juan René Silva, el hombre que agredió al padre Miguel Ángel Machorro dentro de la Catedral Metropolitana el pasado 15 de mayo, fue declarado como inimputable por el juez de control durante la primer audiencia del caso, celebrada este jueves.

El juez calificó de legal la detención del sujeto que apuñaló al sacerdote el pasado lunes y le impuso como medida cautelar su sometimiento a vigilancia en el Centro Varonil de Readaptación Psicosocial durante el tiempo que dure su proceso legal.

El hecho de que Silva haya sido declarado inimputable quiere decir que el juez consideró que el hombre no tiene la capacidad para entender y conocer el delito que se le imputa, es decir, intento de homicidio doloso.

Dada la condición del acusado, el juez estableció que además de los defensores públicos que lo representa, Silva debía ser asistido por un perito en psiquiatría y una facilitadora encargada de hacer vales sus derechos.

En la solicitud de audiencia del agente del Ministerio Público estableció que el perito de una institución pública de psiquiatría consideró que Silva presenta trastorno psicótico de origen a determinar, que lo coloca en la condición de no reconocer lo que es un hecho delictivo.

El detenido se reservó su derecho a declarar. El juez estableció que la segunda audiencia del caso se llevará a cabo el próximo 22 de mayo, para definir si el sujeto es o no vinculado a proceso, lo cual dependerá, en parte, de los estudios psiquiátricos.

Silva ingresó el pasado lunes a la Catedral Metropolitana en la Ciudad de México, donde atacó con un cuchillo al padre Mascorro, quien sufrió heridas graves en la zona del cuello, por las cuales ha tenido que ser internado en una hospital, donde su estado se reporta como grave.

Tras ser detenido, Silva dijo que era ciudadano de origen francés, luego estadounidense, pero finalmente se confirmó su nacionalidad mexicana. Reportes indican que el joven padece síntomas activos de trastorno psicótico, tales como delirio de persecución y distorsión de la realidad.