¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

AEROPUERTO

Santa Lucía: se terminó la ilusión para habitantes de Xaltocan

David Martínez

Los habitantes del pueblo de Xaltocan cedieron sus tierras para el aeropuerto de Santa Lucía a cambio de la esperanza de un mejor futuro; sin embargo la principal promesa, el abasto de agua para su territorio, nunca se cumplió


Sep 10, 2019
Lectura 9 min
portada post

Seis meses bastaron para que los habitantes del pueblo originario de Xaltocan, en el municipio de Nextlalpan, Estado de México, perdieran la ilusión de una vida mejor con la construcción del aeropuerto General Felipe Ángeles en la Base Aérea Número 1 de Santa Lucía.

Xaltocan es uno de los 12 pueblos que negociaron con el Gobierno federal para la construcción del proyecto aéreo, mismo que sustituyó la obra –hoy can- celada– del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en Texcoco.

El 10 de marzo de 2019 el pueblo aceptó ceder sus terrenos para la implementación del nuevo aeropuerto, confiando en la promesa gubernamental de que iban a tener agua, drena-
je y a la postre nuevas fuentes de empleo.

Promesas que en concreto significaban la construcción de dos pozos de agua y una red hidráulica en Xaltocan, de los cuales al día de hoy sólo han entregaron un pozo que se man-
tiene sin funcionar.

La entrega de dicha obra inconclusa se llevó a cabo el pasado 16 de julio por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) a las autorida- des regionales en la materia.

Sin embargo, cuando quisieron iniciar las operaciones, no había energía eléctrica para bombear el agua; esto debido a que la Conagua no hizo los pagos correspondientes a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Pecamos de inocentes, caímos en mentiras, ahora ya no tenemos tierras ni agua.

- Aurelio Sánchez

Habitante Xaltocan

Más allá de culpar al presidente Andrés Manuel López Obrador, los afectados responsabilizan a los funcionarios del órgano que no cambiaron con la llegada del régimen de la
Cuarta Transformación y –en un sentido de autocrítica– a su “inocencia” durante la fase de negociación, pues cedieron todo sin recibir nada a cambio.

“Pecamos de inocentes, caímos en mentiras, ahora ya no tenemos tierras ni agua”, mencionó don Aurelio Sánchez, vecino de la comunidad que tomó la palabra durante la asamblea ejidal de Xaltocan del día miércoles 4 de septiembre, una reunión en donde se definieron las acciones del pueblo frente a la situación.

Crisis hídrica en Xaltocan

Desde principios de este año, la comunidad padece de escasez de agua debido a que el pozo del centro del pueblo se des-
compuso.

Durante el mes de mayo –recién firmado el acuerdo entre la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría del Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu) así como con la Comisión Nacional del Agua para que Xaltocan cediera 126 hectáreas de tierras ejidales– Reporte Índigo realizó un primer recorrió en la localidad para comprobar la situación de la gente ante el desabasto del recurso. Actualmente, la crisis de desabasto se mantiene en la localidad.

A cambio de los terrenos, las autoridades federales también prometieron regularizar 567 hectáreas al sur de Xaltocan y repartirlas entre los habitantes originarios; construir una escuela de nivel superior; un hospital; una planta de reciclaje; red de drenaje; y lo más importante, normalizar el abasto de agua a través de dos pozos.

Mauro Palma López, habitante de Xaltocan, indica que ante el incumplimiento del Gobierno federal, ahora los pobladores ponen en duda los demás compromisos.

“Si no han cumplido con los pozos, que es lo primero –y nos dijeron que las demás mejoras iban a ser conforme el Gobierno fuera obteniendo beneficios del aeropuerto–, no sabemos qué pasará, ni cuándo vamos a vernos favorecidos a largo plazo”, indica.

Te puede interesar: AMLO: Claudio X. González está detrás del sabotaje legal al aeropuerto de Santa Lucía

El único cambio visible desde el mes de mayo y hasta el día de hoy es que las seis pipas de agua –tres de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y tres de la Secretaría Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu)– que rondaban Xaltocan para abastecer las viviendas, ya no dan servicio desde la entrega del pozo que no funciona.

Leopoldo Arellano, miembro de la Comisión del Agua de Xaltocan, asegura que la Sedena ya comenzó con los estudios de suelo en los predios y que, quienes se dedicaban al campo, ya dejaron sus tierras pese al incumplimiento.

“Los ejidatarios ya se salieron de sus tierras, ya no las ocupan, el pueblo decidió por unanimidad aceptar el proyecto federal; ya es hora de que cumplan”, considera.

El mismo Leopoldo Arellano durante el mes de mayo pasado, veía con buenos ojos la construcción del aeropuerto como una posibilidad de dejar de ser una comunidad en el olvido y tener acceso al trabajo así como a los servicios dignos.

A dicha problemática se suman los conflictos por la repartición de las 567 hectáreas que las autoridades se comprometieron a distribuir entre los 728 habitantes que tienen derecho
a una fracción.

A la problemática del agua se suman los conflictos internos por la repartición de las 567 hectáreas que las autoridades se comprometieron a distribuir entre los 728 habitantes que tienen derecho a una fracción.

Medidas desesperadas

En la asamblea ejidal de Xaltocan del 4 de septiembre, el pueblo decidió entregar un oficio al Gobierno federal, dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador, para explicarle la situación y pedirle su intervención.

Ese día, en un hecho inusual para la comunidad, se congregaron cerca de 300 pobladores desesperados por la carencia de agua y ante la preocupación del otorgamiento de sus tierras por
aparentemente nada.

A partir de ese momento, los habitantes decidieron que en caso de no recibir una respuesta favorable en un plazo de 10 días a partir de la entrega del documento, iban a cerrar las válvulas de los pozos que abastecen a los municipios y localidades aledañas a Xaltocan.

“No queremos afectar a otras poblaciones pero si es necesario, vamos a parar las tomas y los pozos, para que vengan y nos atiendan”, mencionó en la asamblea un ejidatario llamado Ascensio.

Durante esa reunión de afectados, Asunción Zambrano, miembro regional de la comisión del agua, explicó todos los motivos que los orillaron a dicha resolución.

Afirmó que el 12 de julio de 2019, Conagua les entregó dos títulos de propiedad de los pozos, el que está al norte del pueblo y el que van a reubicar en el centro.

Lee: SCT: Aeropuerto de Santa Lucía usará recursos del fideicomiso de NAIM

Sin embargo, ambos documentos resultaron incorrectos y en ninguno venía reflejado el nombre del pueblo.

Por esa razón, los habitantes tuvieron que hacer el trámite y pagar los derechos de los dos documentos de los pozos.

Una vez que los entregaron, Conagua otorgó legalmente la nueva instalación la cual iba a abastecer al pueblo sólo en lo que se llevaba a cabo la reubicación del otro pozo, trabajos que aún no inician.

El pasado 30 de agosto, los vecinos pidieron información a Conagua respecto a la situación; cuándo se iba a pagar la energía eléctrica y en qué fecha se iba a normalizar el servicio.

No obstante, en la sede de Conagua, les informaron que Germán Martínez Santoyo ya no es el responsable de Aguas del Valle de México y les dijeron que tendrían que pedir una nueva audiencia con el funcionario en el cargo en cuanto se designara uno.

Martínez Santoyo era el servidor encargado de darle continuidad al tema y verificar el cumplimiento de los compromisos en temas de agua.

“Se fue Martínez Santoyo, va a venir uno nuevo y nosotros tenemos que volver a explicarle toda la situación, no es justo”, señaló Zambrano.

Germán Martínez Santoyo, quien fungía como responsable de Aguas del Valle de México, dejó su cargo durante el mes de agosto, por lo que los trámites para la atención de las demandas de Xaltocan sufrieron un nuevo retraso

Construcción en suspensión

La construcción del aeropuerto General Felipe Ángeles se encuentra suspendida hasta el momento.

López Obrador informó el 29 de abril pasado que los trabajos estaban en condiciones de arrancar y dio al banderazo simbólico de inicio de las obras.

Sin embargo, organizaciones civiles que integran el colectivo, #NoMásDerroches, interpusieron 147 juicios de amparo contra el proyecto federal.

El 20 de julio pasado, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) entregó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) en la que resuelve que es viable la edificación del aeropuerto.

No obstante, como producto de los múltiples recursos legales contra el proyecto, aún debe cumplir otras medidas cautelares como los dictámenes de seguridad y viabilidad aeronáutica, además del resolutivo de impacto arqueológico y cultural.

Xaltocan cuenta con una zona arqueológica reconocida por Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el patio de la Iglesia de San Miguel Xaltocan donde se hallaron restos óseos de niños y objetos quemados, indicios de la celebración de la ceremonia del fuego nuevo en la época prehispánica.

Aún con estas situaciones legales, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) solicitó a la Cámara de Diputados dentro del proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF)
para 2020, la cantidad de cinco mil 372 millones 242 mil pesos para el aeropuerto General Felipe Ángeles.

Comentarios