Narcomensajes que el crimen organizado colocó en los cadáveres durante la jornada de asesinatos que inició el martes por la mañana, ya amenazaban de los homicidios en serie.

Fuentes extraoficiales indican que el operativo para matar a 24 personas en el mismo número de horas, fue un plan coordinado para demostrar que los criminales no están cediendo terreno en Nuevo León.

Incluso, un mensaje fue clavado con un desarmador en el pecho de un joven ejecutado.

Y ya para el miércoles, la matanza continuó por la tarde para llegar a 30 homicidios y ayer a las 14:00 horas llegó a 31.

Sin embargo, la muestra de poder que planearon los criminales fue lograr la muerte de 24 individuos en el mismo número de horas.

Un grupo de sicarios a las órdenes de un llamado Comandante X-20, del Cártel del Golfo, se atribuyó los crímenes que ocurrieron ya el miércoles por la tarde.

Fundamentalmente estos delincuentes fusilaron a sus víctimas, los colocaron en bardas y luego les dispararon.

Según la fuente, estas matanzas significan “una limpia”.

Y es que con la división hacia el interior de Los Zetas, la guerra de cárteles podría agudizarse.

Tanto por la fragmentación de “los de la letra”, como por la coyuntura que tratarían de aprovechar sus enemigos para debilitarlos.

Como ya ocurrió en San Luis Potosí, Zacatecas, Coahuila y parte de Guanajuato, donde Iván Velázquez Caballero alias “El Talibán” o “Z-50”, trata de quedarse con esas plazas peleando contra los mismos Zetas a los que pertenecía.

Lucha intestina contra Miguel Ángel Treviño Morales “Z-40”, el segundo de a bordo de la organización y que es señalado por “El Talibán” como un traidor.

De hecho, ya desde junio, Zetas habían colocado una manta en Monterrey para señalar como traidor a “Z-40”.

En el puente peatonal sobre avenida Félix U. Gómez, frente a la Clínica 33 del IMSS, jóvenes colocaron la manta que hablaba de varios Zetas muertos o detenidos y pedían al líder de la organización Heriberto Lazcano “El Lazca”, que abriera los ojos para que viera las traiciones de “Z-40”.

Misma información contenida en un video de You Tube que Reporte Indigo publicó dese octubre de 2011 y que evidencia las diferencias dentro de ese grupo criminal.

Fragmentación que es un coyuntura para que más muertes en las calles de la ciudad.

Como la jornada que inició el martes pasado.

Y es que Reporte Indigo publicó ayer que en ataques aparentemente coordinados, sicarios iniciaron su cadena de asesinatos a las 7:30 horas del martes y detuvieron su jornada de ejecuciones a la misma hora del miércoles.

Aunque todavía ese día volvieron a matar al medio día y en la tarde, la demostración de impunidad que planearon fue que en 24 horas iban a asesinar a 24 personas.

De hecho, en narcomensajes amenazaron de ese hecho.

Y es que apenas el lunes pasado, durante un evento en el que el gobernador Rodrigo Medina entregó 285 millones de pesos en equipamiento para Fuerza Civil, una afirmación militar detonó la ira de Los Zetas.

En ese acto, el comandante de la IV Región Militar, general Noé Sandoval Alcázar, dijo que Los Zetas estaban debilitados.

Luego y para colmo, el vocero del Gobierno de Nuevo León Jorge Domene, dijo que efectivamente había una baja de presencia de Los Zetas en la entidad, gracias principalmente a las captura de criminales por parte de autoridades estatales.

Ya días antes la Iniciativa Privada de Nuevo León se había pronunciado por una disminución de la violencia y la inseguridad.

Todos estaban equivocados y la prueba fue la jornada de asesinatos.

Y para muestra, los criminales cumplieron sus advertencias de los narcomensajes cometiendo 24 ejecuciones en igual número de horas.

Cifra que luego de ese operativo de los delincuentes llegó a 30 homicidios.

Aunque los del miércoles en la tarde ya fueron atribuidos al Cártel del Golfo.