Los desarrolladores inmobiliarios y constructores que participan en la reconstrucción de la Ciudad de México después del sismo coinciden en un punto: la vivienda autoconstruida sin ningún tipo de asesoría es la que mayor daño registró o se desplomó.

A un mes de recorrer e inspeccionar las viviendas afectadas por el terremoto, la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda Valle de México (Canadevi), Lidia Álvarez, aseguró que las afectaciones más severas fueron en viviendas irregulares.

Se trata de aquellas casas o departamento cuyas familias decidieron ampliar o remodelar sin la opinión o supervisión de algún experto, a pesar de conocer que la Ciudad de México se localiza sobre una zona sísmica.

“La autoconstrucción sin ningún tipo de asesoría en una zona sísmica puede ser muy grave, incluso causarle perder la vida”, puntualizó.

La titular de la Canadevi ejemplificó con el caso de la Unidad Habitacional Tlalpan, donde los especialistas que revisaron dicho multifamiliar detectaron que se quitaron algunos muros de carga.

En ese punto, el jefe de Gobierno indicó la urgencia de identificar esa zona en cada inmueble.

“Queremos que en todos los inmuebles la gente identifique los muros de carga, que en todos los inmuebles la gente identifique cuáles son sus zonas de seguridad. Vamos a hacer mucho énfasis en la materia de protección civil en toda esta tarea de reforzamiento”, dijo Miguel Ángel Mancera.

Gobierno y constructores hicieron un llamado a los capitalinos a no autoconstruir sin conocer los riesgos.

El Gobierno de la Ciudad de México firmó un convenio con representantes de la Cámara Nacional del Cemento (Canacem), Canadevi, Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) y la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI).

Dicho convenio permitirá a la administración local contar con precios preferenciales en las obras de reconstrucción que se van a desarrollar.

En  este proceso, la ADI aportó 50 millones de pesos para efectuar el pago de mano de obra y materiales para atender a los edificios de categoría amarilla.


“La autoconstrucción sin ningún tipo de asesoría en una zona sísmica puede ser muy grave, incluso causarle perder la vida”

Lidia Álvarez

Presidenta de Canadevi

Expropiaciones, última opción

“El gobierno no quiere expropiar, es la última opción de nuestra agenda”, puntualizó Mancera al dar a conocer el Plan de Reforzamiento de Inmuebles tras el sismo de septiembre pasado.

Hizo la aclaración luego de que el domingo la Consejería Jurídica y de Gobierno anunció la expropiación del inmueble de Álvaro Obregón 286 en la colonia Roma, el complejo de oficinas que se desplomó, provocando la muerte de decenas de trabajadores que quedaron atrapados entre los escombros.

Mancera explicó que en la segunda etapa de trabajo se efectuará un proceso de análisis y estudio a ciertos inmuebles con categoría amarilla que fueron construidos antes de 1985.

El reforzamiento será, básicamente, a los inmuebles que están construidos antes de la norma del 85.

Un inmueble construido antes de la norma del 85 pudiera tener mayor riesgo que un inmueble edificado después de la norma.

Agregó que no solamente se trata de trabajar sobre la parte de la reconstrucción y rehabilitación, sino también de la prevención.

“(Se contempla) darle consistencia a aquellos inmuebles que si bien es cierto que en este sismo no fueron afectados, sí son susceptibles por los procesos constructivos previos a la norma del 85 de tener un incremento de riesgo en sus construcciones”, detalló el jefe de Gobierno.


La titular de la Canadevi ejemplificó con la Unidad Habitacional Tlalpan: en la revisión a dicho multifamiliar se detectó que se quitaron algunos muros de carga

La reunión con Hacienda

El jefe de Gobierno destacó que, en el encuentro con José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público, solicitará los recursos que requiere la capital del país.

“Yo tengo que ir a defender a la Ciudad de México. Si la Federación no me lo puede dar, pues ya nos explicará el por qué. Pero yo tengo que llevar un planteamiento concreto de lo que necesita la Ciudad de México, no a ver qué es lo que nos pueden dar”, sostuvo Miguel Ángel Mancera.

Desde hace una semana el titular de la administración capitalina comenzó su estrategia de defensa con miras al Presupuesto 2018, que se discutirá en la recta final de este año en el Congreso de la Unión.

De hecho, desde el sismo comenzó a lanzar mensajes a la Federación para solicitar una partida para la reconstrucción de la capital.

“Nosotros llevaremos nuestros temas pendientes con la Secretaría de Hacienda, vamos a llevar todo lo que tenemos pendiente y vamos a ver cuál es la conciliación numérica de lo que ellos tienen con lo que nosotros tenemos”, detalló Mancera.

En los últimos días, el discurso se endureció al criticar la tardanza en la liberación de los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) para ayudar a los damnificados.


En la segunda etapa de trabajo se evaluarán algunos inmuebles con categoría amarilla construidos antes de la norma de 1985, con mayor riesgo


“Queremos que en todos los inmuebles la gente identifique los muros de carga, que en todos los inmuebles la gente identifique cuáles son sus zonas de seguridad. Vamos a hacer mucho énfasis en la materia de protección civil en toda esta tarea de reforzamiento”

Miguel Ángel Mancera

Jefe de Gobierno de la CDMX