La tragedia ocurrida en el Hospital Materno Infantil en Cuajimalpa cobró ayer a su cuarta víctima mortal. 

Mónica Orta Ramírez, que se encontraba internada en el Hospital Balbuena de la Ciudad de México, falleció a consecuencia de sus lesiones, según informó ayer el Gobierno del Distrito Federal en su cuenta de Twitter. 

Su caso causó conmoción ya que, según testimonios recabados por Reforma, la enfermera salvó a uno de los bebés que se encontraban en el hospital cuando ocurrió el incidente.

“Mónica Orta quiso salvar a un bebé que estaba entubado y en la incubadora (…), ella junto con sus compañeros Juana Zacarías y Jorge Luis Tinoco regresaron para ayudar, fue en ese momento que ocurrió el estallido, le dijo a El Universal una de sus compañeras de trabajo.

De acuerdo con sus familiares, menciona el diario, la enfermera de 35 años de edad arriesgó su vida porque era una mujer altruista, dedicada a su familia y a su trabajo.

Recibirán apoyo

Sus tres hijos —de 8, 7 y un año de edad— recibirán becas “hasta que obtengan un título”, informó ayer el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, quien también se comprometió a pagar el crédito de vivienda de la enfermera. 

De acuerdo al último balance del Gobierno capitalino, 19 personas continúan hospitalizadas, de las cuales nueve están graves y cuatro son recién nacidos.