A partir del viernes 30 de julio y durante todo el mes de agosto, el gobierno de Jalisco ordenó suspender de forma contundente la operación de bares y antros debido al reciente incremento en las hospitalizaciones y casos positivos de COVID-19 en el estado.

“Dijimos y señalamos que no se estaban cumpliendo los protocolos establecidos, que la gente en los bares y antros estaba actuando sin ningún tipo de medida sanitaria, que se estaba actuando con irresponsabilidad”, dijo el gobernador Enrique Alfaro.


“Se tomaron medidas con los municipios, pero estas fueron insuficientes. Hoy es contundente: tenemos que regresar a clases y primero está la educación antes que la fiesta… se cancela durante todo el mes de agosto la operación de bares y antros”.

El gobierno pondrá a disposición de meseros y empleados de esos lugares una bolsa de recursos extraordinaria con el fin de que tengan asegurados sus ingresos durante todo el mes.

“Los bares y antros, ante la negativa de cumplir con los protocolos sanitarios y ante la evidencia de que es la población joven en este tipo de lugares la que se está contagiando, quedan suspendidos porque primero tenemos que garantizar el regreso a clases antes del desorden, la fiesta y el desmadre”.

Alfaro informó que en los últimos días los casos positivos están incrementando más rápido de lo que lo hicieron en diciembre y enero, durante el momento más fuerte de la emergencia sanitaria.


“Ya estamos arriba de los 8 mil casos activos, lo cual nos habla de una velocidad de crecimiento muchísimo más rápida que la del año pasado, en diciembre, enero. Por eso estamos ante la necesidad de tomar estas decisiones”, dijo.

Otra de las medidas es la reducción del aforo en restaurantes, que pasó de 75 por ciento a 50. Además, los eventos sociales sólo permitirán a 150 personas en espacios cerrados, reduciendo a la mitad las 300 que se habían permitido en días pasados.

El aforo en los hoteles se mantiene en 80 por ciento; sin embargo, las áreas comunes de esos establecimientos deberán permanecer al 50 por ciento de su capacidad. Los estadios se reducen a 33 por ciento en el aforo al aire libre con el uso obligatorio de cubrebocas.

Te puede interesar: Balvin, el antro de la Benito Juárez que opera en plena pandemia y sin medidas sanitarias