Trabajadores por honorarios de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México emitieron un comunicado para señalar la falta de pago que sufren desde el 1 de agosto de este año a la fecha, 19 de septiembre.

“Hacemos un llamado urgente a las autoridades responsables para esclarecer nuestra situación laboral, ya que nos encontramos en completa vulnerabilidad respecto a las nulas prestaciones de la ley que este tipo de contratación implica”, se lee en el oficio, dirigido a la comunidad artística y cultural; a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo; y al secretario de Cultura de la Ciudad de México, José Alfonso Suárez Del Real y Aguilera.

El comunicado, que fue lanzado de manera anónima por parte de los trabajadores por miedo a represalias, destaca que, aunque desde el 1 de agosto no han recibido su pago, no han dejado de realizar sus actividades diarias en las distintas áreas que conforman la Secretaría de Cultura de la capital.

Además, resaltan que la falta de sus sueldos de uno o dos meses no sólo los perjudica a ellos, sino a sus familias y su desarrollo profesional. “al contrario de lo que dice el comunicado emitido respecto al paro de actividades de las Fábricas de Artes y Oficios, esto no garantiza los derechos laborales de su trabajadores y mucho menos la dignificación del trabajo cultural”.

Los afectados también señalan que es la segunda vez en lo que va del año que los han dejado sin paga durante meses, alegando siempre a un problema administrativo. “Los trabajadores de honorarios son, en buena parte, la fuerza de trabajo de las instituciones que bajo nuevas políticas de otras administraciones han tenido que ser contratados como proveedores externos y con contratos mensuales que una vez finalizados no aseguran la renovación”.

El comunicado afirma que los trabajadores por honorarios están seguros que parte de esta llamada cuarta transformación debe generar mejores políticas públicas y condiciones laborales para los agentes culturales que integran esta comunidad, de manera que puedan realizar sus actividades sin verse afectadas sus condiciones económicas.

“Exigimos ser escuchados y atendidos ante esta lamentable situación, y comprometerse con fechas establecidas para el pago de nuestros servicios. Porque la cultura es nuestro trabajo y si no existe remuneración se refuerza la idea donde trabajar para la cultura implica no tener ninguna retribución para vivir de ello”, finaliza el documento.