De acuerdo con una denuncia de hechos presentada el 5 de junio del año en curso y cuyo número de expediente es CI/TEP/2018, la licenciada Susana Araceli Rodríguez Belltran, asegura haber sido utilizada por el exfiscal, Edgar Veytia, quien actualmente está preso en Estados Unidos por tener vínculos con el cartel de los Beltrán Leyva, para entregar más de un millón de pesos al entonces candidato a la gubernatura de Nayarit, Miguel Ángel Navarro Quintero, quien hoy es aspirante al Senado por los partidos Morena, PT y PES.

La denunciante relata que durante el 2017 se le obligó a trabajar como enlace de Veytia y Navarro Quintero con el pretexto de formar parte del equipo de comunicación del candidato a la gubernatura.

Durante dicho periodo, la periodista y licenciada en ciencias políticas acusa haber sido víctima de secuestro, extorsión, tortura e intimidación por parte del exfiscal de Nayarit y del Dr. Miguel Ángel Navarro.

El modus operandi para hacer la entrega de bienes, según relata la ciudadana Susana Araceli Rodríguez Beltrán, se llevó a cabo en tres partes, siendo ella quien en cada una de estas llevó fajos de dinero al entonces aspirante a la gubernatura del estado a quien se los entregó en su casa de campaña conocida como Juntos por Nayarit y en su domicilio particular por órdenes de Veytia.

El procedimiento era muy sencillo, Veytia le llamaba para acudir a la Fiscalía General del Estado donde le proporcionaba el dinero, luego ella le escribía por WhatsApp a Navarro y éste le daba indicaciones para llevarle el dinero.

Araceli, dice que se le prohibió usar el nombre del exfiscal, por lo tanto se referían a él como “el amigo”.

En cada uno de sus encuentros con Edgar Veytia, la acusadora relata haber sido víctima de violencia, de intimidación y de haber sido privada de su libertad, incluso por parte de elementos de la policía estatal quienes se encontraban a cargo del exfiscal.

De acuerdo con el expediente donde se encuentra la denuncia, en más de una ocasión, Susana Araceli Rodríguez Beltrán, fue obligada a permanecer durante varias horas y en contra de su voluntad en la Fiscalía General del Estado de Nayarit, en donde la tuvieron incomunicada.

La víctima desconoce la cantidad exacta de dinero que entregó, pues asegura que a ella simplemente le daban los fajos de dinero para que los guardara en una mochila y de ahí se los entregara a Navarro.