La empresa Semalyn pidió al Órgano Interno de Control (OIC) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), que el fallo otorgado a Joad Limpieza y Servicios en la compra IA-011B00001-E32-2022 quede sin efecto luego de detectar una serie de incumplimientos en la documentación presentada, y argumentó que en lugar de resultar adjudicada no debió pasar las evaluaciones.

Entre las fallas detectadas, una tiene que ver con la superación de costos para fines de semana y días festivos, y es que, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) elabora un Contrato Marco donde dicta lineamientos generales para la adquisición del aseo a nivel federal, entre éstos se encuentran los precios de referencia y para este caso establecen máximos de 300 pesos.

Sin embargo, Joad Limpieza y Servicios a quién se le adjudicó el contrato por más de 300 millones de pesos, cotizó sobre 370.19 pesos.

“Este desfase implica la insolvencia de la oferta, y de conformidad con el contenido del artículo 36 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Servicio Público, debe desecharse su propuesta por insolvente”, argumentaron.

Lee también: Van por contrato en IPN empresas señaladas de colusión por orden del ‘Rey de la Limpieza’

También se hizo énfasis al OIC sobre posibles deficiencias relacionadas con los montos por elemento, ya que dicha empresa realizó sus cálculos sobre 7 mil 385 pesos, pero esta cifra no correspondería con la realidad y se advirtió que las consecuencias podrían implicar que más de 3 mil empleados carezcan de prestaciones y que la calidad de los insumos sea baja o nula.

Aunado a lo anterior, se corre el riesgo de que la requeriente sea considerada deudora solidaria de las prestaciones no solventadas por la proveedora, o corresponsable de las omisiones que se llegaran a detectar.

Asimismo, Joad Limpieza y Servicios en su propuesta no contempló el requerimiento contenido en el numeral 7.2 inciso “A”, donde se dejaba claro que por cada grupo de 10 a 50 operadores debía incluirse un supervisor, con el objetivo de vigilar el correcto desempeño de los afanadores y cumplimiento del programa de trabajo, además del buen funcionamiento y uso de la maquinaria, equipo y herramientas.

“Se considera necesario que la autoridad revise la confección de la oferta técnico-económica de la empresa tercero interesado, porque se percatará que no afectó la cotización u ofrecimiento de supervisores de servicio, siendo posible que exista una transgresión en la elaboración de la metodología por inmueble”, se lee en el veredicto presentado el 15 de febrero.

En otras ocasiones Joad Limpieza y Servicio ha sido acusada de simular competencia al pertenecer presuntamente a un cártel empresarial operado por José Juan Reyes Domínguez, esquema que se caracterizaría por dejar a los trabajadores sin derechos laborales, entre otras irregularidades.