Luego de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) calificó al fiscal general Alejandro Gertz Manero como un “grave obstáculo” en el caso Ayotzinapa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) defendió su colaboración. Si bien responsabilizó a personas al interior de la Fiscalía General de la República (FGR) de estas obstrucciones.

“Se habló de obstáculos en la Fiscalía y se señaló al fiscal, pues yo sostengo que, en lo que a mí corresponde, que he estado pendiente, la actitud del fiscal ha sido de colaboración. No tengo un solo acto, una acción, un proceder contrario al propósito de aclarar lo sucedido y castigar a los responsables y encontrar a los jóvenes”, dijo en su conferencia matutina.

El primer mandatario incluso aseguró que no recibió propuestas de dar “carpetazo” a la investigación por parte del fiscal Gertz Manero ni de Arturo Zaldívar, ministro presidente de la Suprema Corte, pues los dos demostraron su disposición en ayudar a la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia (Covaj) que coordina el subsecretario Alejandro Encinas.

Lee también: Ayotzinapa, un caso lleno de frenos

De igual manera, AMLO volvió a defender el documento emitido por la Covaj, así como que “lo que hace el fiscal es ajustarse a ese informe y actuó en función de ese informe y no dudo de que, en la Fiscalía, haya habido gentes que no quisieran que se llevara a cabo el proceso de solicitar las órdenes de aprehensión”.

Esto siendo que, desde ayer, acusó que se buscó generar una “rebelión” al interior del Ejército al girar órdenes de aprehensión contra 20 militares, cuando el informe de la Covaj solo señala a cinco como participantes de la desaparición de los normalistas. Además de que, previamente, reconoció que las órdenes causaron la renuncia del fiscal especial Omar Gómez Trejo.