En el patio de Honor de Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez y su homólogo de Argentina, Alberto Fernández, encabezaron la ceremonia por el 108 aniversario luctuoso de Francisco I. Madero.

Al inicio de la conmemoración se realizó el toque militar de silencio en honor de los fallecidos a consecuencia del COVID-19, que de acuerdo a la Secretaría de Salud suman 180 mil 536.

Como única oradora, la doctora Beatriz Gutiérrez leyó un capítulo del libro “La Revolución Mexicana. Mi contribución político-literaria”, de Federico González Garza, colega de Madero, quien hace “una reflexión a tiempo pasado sobre la prensa”.

“Sin embargo ahora, en 1936 se puede afirmar que Madero no tuvo enemigo más cruel, más despiadado, más infame, más perverso y vil que el grupo de periodistas que antes habían sido admiradores miserables o lacayos de la dictadura. Débiles, cobardes y serviles con quien los humillaba. Se tornaron altaneros e insolentes con quienes respetaban su vida”, afirmó.


“Madero suponía que serían hombres conscientes de la espléndida oportunidad que su amor y su heroísmo ofrecían al pueblo mexicano de romper la maldita, ancestral tradición de nuestra raza, la de acabar para siempre con los gobiernos constituidos a base de sangre y de rapiña. La miseria moral de la que estaban repletos Las almas de estos periodistas porfiristas y pseudo independientes no pudo dar más fruto que el de la ingratitud”, agregó.

De acuerdo a lo que leyó la doctora Gutiérrez Müller, los periodistas y otros “rufianes de la prensa que se decían independientes fueron quienes sistemáticamente se dedicaron a minar y socavar el gobierno de la revolución alterando siempre la verdad, lanzando las más infames calumnias sobre Madero y los hombres de la revolución hasta dejar en el ánimo popular la impresión de que Madero era incapaz de gobernar y por lo tanto había que aplastarlo junto con su gobierno y restaurar el antiguo régimen con todas sus ignominias”. Dijo que así se preparó el terreno para la traición.

Después, ambos mandatarios depositaron una ofrenda floral y montaron una guardia de honor con motivo del 108 aniversario luctuoso de Francisco I. Madero. También se guardó un minuto de silencio en honor “del apóstol de la democracia”.

Lee también: México tiene un presidente como merecen los mexicanos, con valores: Alberto Fernández

Los presidentes López Obrador y Fernández recorrieron el Museo de Madero que está ubicado en el recinto histórico, en donde está la placa con la leyenda “La intendencia de la traición. Lugar donde estuvieron presos el presidente Francisco I. Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez del 18 al 22 de febrero de 1913 antes de ser cobardemente asesinados”.

A la ceremonia también asistieron integrantes del gabinete legal y ampliado del gobierno de México así como integrantes de la comitiva argentina como Felipe Carlos Solá, ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto; Carlos Alfonso Tomada, embajador de la República Argentina en México; Julio Fernando Vitobello, secretario general de la Presidencia; y Gustavo Osvaldo Beliz, secretario de Asuntos Estratégicos.

Además Juan Pablo María Biondi Scotto, secretario de Comunicación y Prensa; Cecilia Todesca Bocco, vicejefa de Gabinete; Ricardo Forster, asesor presidencial; y Carlos Selva, diputado nacional.