Nuevo León tendrá una partida presupuestal mayor para seguridad respecto a otros estados de la República; la pregunta es si lo ejercerá.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) modificó los criterios de distribución del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP), según las necesidades de cada entidad federativa.

Este fondo presupuestal contemplado en la Ley de Coordinación Fiscal es un mecanismo a través del cual se transfieren recursos a los estados para dar cumplimiento a estrategias nacionales de seguridad pública.

“La nueva fórmula propuesta por el Secretariado Ejecutivo Nacional y aprobada por el Consejo Nacional de Seguridad favoreció para aumentar el monto asignado a Nuevo León en tres por ciento”, informó el Gobierno estatal a través de un comunicado.

El estado pasó de tener 267 millones 171 mil 93 pesos federales en 2018 a contar con 276 millones 121 mil 107 pesos para 2019, lo que implica un alza de 3.35 por ciento.

Con esto, la demarcación que gobierna Jaime Rodríguez, “El Bronco”, es la quinta más beneficiada; está después del Estado de México, la capital del país, Jalisco y Baja California, en ese orden. Escaló tres lugares respecto al año pasado, cuando se ubicaba en el octavo lugar.

El encuentro para hablar de violencia que sostuvieron en la capital Alfonso Durazo, secretario de Seguridad federal, con su homólogo estatal, Aldo Fasci Zuazua, rindió frutos. Lo mismo sucedió con el respaldo a la Guardia Nacional que ha manifestado Rodríguez Calderón y los legisladores locales en la la Cámara de Diputados.

Gracias a los criterios que se tomaron en cuenta para el reparto de más de 7 mil millones de pesos en este 2019, el estado regiomontano se vio beneficiado. Las prioridades fueron 25 por ciento por el resultado de Fortalecimiento de Capacidades Institucionales; 25 por ciento por el Fortalecimiento Tecnológico y de Información; 15 más por el Sistema penitenciario; 15 por ciento por el tamaño del problema; 15 por ciento de acuerdo a la densidad de población y cinco para la prevención, informó el Gobierno del estado en un comunicado.

En 2018, con 6 mil millones 989 mil pesos, los criterios fueron 40 por ciento para Población; 15 por ciento para Combate a la delincuencia; 20 por ciento para Capacidad de Operación Policial; 10 por ciento para Información de Seguridad Pública y Sistema de Justicia Penal, y cinco por ciento para el criterio de Sistema Penitenciario.

Hace un año, los estados que recibían mayores apoyos fueron los que tenían más población, sin importar los índices de violencia. Ahora se otorgó un monto mayor a aquellos que requieren fortalecimiento institucional.

Esta nueva fórmula contempla estudios que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), como la la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (Envipe), cuyos datos más recientes revelan que 75.1 por ciento de la población de Nuevo León vive insegura.

Tener y no ejercer

Este 2019 Nuevo León es la quinta entidad que mayor dinero federal recibirá para seguridad. Paradójicamente, en 2018 fue el cuarto estado con el mayor subejercicio de los recursos del FASP, equivalente a 41 por ciento.

De acuerdo con el Mecanismo para la Evaluación y Transparencia (MET) del FASP, con corte a diciembre de 2018, la entidad regiomontana sumó 387 mil millones entre aportaciones federales y estatales.

De ese monto, 4.4 por ciento, equivalente a 16.9 mil millones de pesos, está pendiente; 36.47 por ciento está comprometido, es decir, 141.2 mil millones de pesos, y 59.13 por ciento, o sea 228.9 mil millones, ya se usó. En la herramienta no se desglosa a qué rubros se destinarían los casi 17 millones de pesos que están pendientes por aplicar.


El subejercicio de recursos le ha costado caro a Nuevo León. Para el 2018, el Gobierno federal castigó a la seguridad regiomontana al asignarle un porcentaje menor de recursos del FASP

En 2017 este fondo tuvo 281 millones de pesos en participaciones federales, mientras que hace un año fueron designados 267 millones, lo que representó una pérdida de 14 millones.

Son 10 Programas con Prioridad Nacional que contempla este fondo de seguridad.

De éstos, los que tienen recurso comprometido son: Infraestructura y equipamiento, con 34.1 millones de pesos; Sistema Penitenciario y de Justicia, con 23.9 millones de pesos; Ciencias Forenses, con 20.2 millones de pesos; otros 20.1 millones de pesos asignados al número de emergencia 911; 13.5 millones que faltan para el rubro de Prevención de Delitos de Alto Impacto; otros 13.1 millones para Desarrollo y Certificación Policial y el monto menor es de 1.7 millones para búsqueda de personas desaparecidas.

¿En qué gasta “El Bronco”? El mecanismo para la evaluación y transparencia del FASP también muestra la eficacia en el ejercicio de recursos en cada uno de estos 10 programas.


La infraestructura y el equipamiento es el rubro en el que más se invierte, con 80 por ciento de éxito. En cambio, la especialización de las instancias responsables de la búsqueda de personas no registran ningún porcentaje de efectividad

El repunte de los delitos es evidente, pero Nuevo León no necesita dinero, necesita seguridad.