Tuvo que ocurrir una catástrofe para que sucediera. 

En medio de la crisis de Ayotzinapa, la Cámara de Diputados aprobó ayer un presupuesto de 400 millones de pesos para el Programa de Apoyo para Escuelas Normales Rurales. 

Nunca antes se había autorizado un presupuesto de tal cantidad para estos institutos de preparación docente.

Y es que tras la desaparición de los 43 normalistas el 26 de septiembre pasado, los legisladores reconocieron que las inconformidades de los estudiantes se deben, en parte, a la falta de recursos destinados a estas instituciones. 

Héctor Astudillo, coordinadores de los diputados del PRI en Guerrero, manifestó que era necesario el incremento en el presupuesto para 2015.

“Con esto se evitaría que los estudiantes tengan que presionar cada año para que se abra la convocatoria para el nuevo ingreso de alumnos, para que no les quiten las becas y volver a pedir cada año material didáctico, libros y mobiliario”, declaró en días pasados en la tribuna, según reportó ayer El Universal.