[kaltura-widget uiconfid=”39952882″ entryid=”0_ks8t1sry” responsive=”true” hoveringControls=”false” width=”100%” height=”75%” /] Los reclamos de las personas damnificadas por el sismo no cesan, después de un año de una de las peores tragedias que sacudieron al país.

Los familiares de personas que murieron o capitalinos que se quedaron sin su patrimonio se debaten entre las lágrimas que arrancan los recuerdos y la exigencia de justicia, reconstrucción o atención por parte de las autoridades.

Esta imagen se multiplica. Ya sea en el Colegio Rébsamen -donde solo hay una persona imputada por la autoridad-, en el Multifamiliar de Tlalpan, en Álvaro Obregón 286, en Chimalpopoca, Zapata y Petén o en Coquimbo 911 y otros inmuebles que se derrumbaron o que hoy son inhabitables.

México sigue de pie, con el puño arriba, pero no hace silencio ante la falta de acciones por parte de la autoridad.

Multifamiliar Tlalpan

‘Este simulacro no nos representa’

Por Rubén Zermeño / @RubenZermeno

La alerta sísmica que conmemoraba el temblor de hace un año se escuchó tenue en el Multifamiliar Tlalpan, el sonido fue opacado por los gritos de lucha y resistencia de los damnificados.

“Este simulacro no nos representa, no queremos ser institucionalizados, no queremos monumentos, no queremos homenajes, queremos justicia, queremos vivienda, queremos reconstrucción, queremos volver a casa”, gritaba un damnificado por un altavoz.

Con el puño izquierdo -en vez del derecho- en alto como señal de rebeldía, las decenas de damnificados protestaron al gobierno al que llevan un año exigiendo que reconstruya sus hogares.

En el sitio donde una vez estuvo el edificio 1-C Los Topos hacían una guardia de honor en el lugar donde rescataron a 18 personas.

Antes de la alerta vino el minuto de silencio, volaron rosas blancas al Multifamiliar y corrieron lágrimas en los rostros de los damnificados que siempre se han mantenido a pie de lucha.

Colegio rébsamen

Ante la ausencia, piden justicia

Por Luz Rangel / @LuzGrimaldy

En la Calzada Acoxpa esquina con División del Norte la estatua “La Familia” está cubierta con veladoras y flores en honor a las 26 víctimas que perdieron la vida hace un año en el derrumbe del Colegio Enrique Rébsamen.

“Mónica, tus alumnos y sus padres confiaron en ti. 19S”, reclama una lona encima del monumento. Se refiere a la directora del plantel y dueña del inmueble, Mónica García Villegas, quien tenía tres departamentos que provocaron el colapso de la escuela; hoy se encuentra prófuga.

Sobre las tablas de madera que rodean los restos del Rébsamen, descansan las coronas de rosas blancas en honor a los 19 niños que fallecieron. Los listones tienen nombres en diminutivo: Jessi, Edu, Fer, Pao, Paquito, Karlita. Al medio día, a vecinos y familiares se les oficia una misa privada. A las afueras del Colegio reina el silencio. El mismo que se produjo hace un año al levantar el puño para escuchar señales de vida.

Luego del macro simulacro, una voz grita: “Justicia, queremos justicia”. Los vecinos de Coapa repiten a coro la misma frase.

ÁLvaro Obregón 286

Recuerdan a las 49 víctimas

Por Laura Islas / @lau_daconte

Tras un año del derrumbe en Alvaro Obregón 286, familiares de las víctimas y rescatistas voluntarios acudieron para rememorar a las 49 personas que ahí perdieron la vida.

El predio que hace un año estaba lleno de escombro, ahora se encuentra rodeado por tablas de madera y tapizado de fotografías con los momentos más emblemáticos que marcaron las largas jornadas de rescate.

En el lugar, se ofició una misa y se cantó el himno nacional. Al momento en que la alerta sísmica se activó, algunas personas estallaron en llanto.

José Antonio Vázquez, rescatista voluntario hacía trabajos de mantenimiento en el edificio al momento del derrumbe, y logró salir con vida.

Vázquez se quedó durante 15 días brindando apoyo para rescate, aún cuando perdió su trabajo.

“Mi familia es la que me da más fuerza ahorita para salir adelante, para vivir”, dice José Antonio, quien es considerado un héroe, acompañado de sus tres hijos y su esposa.

Viaducto 106

‘Van a seguir sin ayudarnos’

Por Manuel Cuéllar / @manucg13

Un año después de la tragedia que le arrebató a dos de sus familiares, Mario sigue. Lo hace como muchas otras personas, a la espera de recibir la ayuda que las autoridades prometieron, a quienes perdieron un ser querido o un inmueble.

Con la voz entrecortada, Mario relató que ese día, tras identificar que el edificio que se cayó fue donde trabajaban sus cuñados, salió de su hogar para ir directamente a ayudar a remover escombro.

“Te voy a dar la entrevista, pero así te lo digo, de poco va a servir porque las autoridades aunque lean esto, van a seguir sin ayudarnos”, explicó Mario a Reporte Indigo.

Chimalpopoca

Homenaje entre escombros

Por Ernesto Santillán / @esantillan18

Los arreglos de flores y los recuerdos que los familiares y seres queridos de las víctimas que fallecieron en el edificio 168 de la calle Bolívar y Chimalpopoca no alcanzan para disimular las huellas de la tragedia que dejó el sismo de hace un año.

En el lugar perdieron la vida 21 personas y sólo hubieron 2 sobrevivientes. Ahora, las paredes y el piso del predio están cubiertos con muchos tipos de mensajes.

En aerosol color negro destaca uno que culpa a la corrupción del gobierno por la tragedia ocurrida. “Ni una más sepultada por la corrupción”, dice la frase. En uno de los muros que rodean el predio, familiares de dos víctimas pintan los nombres de las personas que perdieron: Hellen y Teresa, mientras esperan la alerta sísmica.

La gente llora. Entonces comienza a sonar la alerta y los puños de los presentes se elevan al cielo.

Honran a las víctimas


En inmuebles que colapsaron en el 19S, familiares rindieron homenaje a los fallecidos

Zapata

Un predio lleno de historias

Por Mariana Recamier / @Marirecamier

La esquina de las calles Petén y Emiliano Zapata parece vacía, pero ese rincón de la delegación Benito Juárez está lleno de historias.

Durante el simulacro y el minuto de silencio para conmemorar el trágico suceso se reunieron las anécdotas de todas las personas a las que les cambió la vida el año pasado.

Por turnos, sobrevivientes y familiares de quienes fallecieron, debido al derrumbe del edificio ubicado en esa esquina compartieron sus historias, lloraron y aplaudieron en homenaje a quienes ya no están con ellos.

Coquimbo 911

Las grietas de Coquimbo

Por Eduardo Buendía / @ebuendiad

En la esquina de Coquimbo con Sierravista todavía son visibles las grietas en un edificio en pie. A un lado, en el predio donde se encontraba el número 911, solo queda la angustia por la pérdida de nueve personas.

Las construcciones del 909 y 911-Bis siguen en pie, pero con fisuras que forman una ‘equis’ entre sus decenas de balcones, que ahora son refugio de palomas, debido a que están deshabitados por su riesgo a colapsar.

A la una con 16, la alerta sísmica suena, algunos deudos rezan entre lágrimas y las palomas vuelan desde los balcones.

Puebla 282

Con los puños en alto

Por José Pablo Espíndola / @josspa10

El sismo del 19S le quitó la vida a 14 personas en el colapso en la calle de Puebla 282, de la colonia Roma Norte. Ahí se encontraban los laboratorios del Centro de Control y Desarrollo Biofarmacéutico (Cenco).

Familiares y amigos de las víctimas se dieron cita en la iglesia. El padre destacó la labor de los mexicanos al enfrentar la tragedia. Habló de los de los voluntarios rescatistas.

Los puños se alzaron al interior del recinto religioso. Los aplausos llegaron después, cargados de emotividad, lágrimas y una sensación de pérdida, pero también de resistencia.

Continúa leyendo:

Damnificados, la emergencia aún vigente por Erick Miranda