Estudió Comunicación, pero estaba desilusionada del mundo de los medios. Para salir de una crisis laboral, se alió a su pareja, Yovegami, para crear Hilo de Nube.

Se trata de un proyecto comunitario que busca revalorizar los huipiles oaxaqueños y darle un pago justo a las artesanas de San Juan Guichicovi, un pueblo de la zona mixe de Oaxaca, donde gran parte de la población se dedica a la elaboración de huipiles con la técnica de cadenilla en máquina de pedal.

Al arranque de Hilo de Nube, cuando llevaban seis meses, se dio cuenta de que ese proyecto se convertiría en el centro de su vida, pero sintió miedo e incertidumbre al ver que su familia le pedía que ejerciera su carrera de Comunicación.

Para seguir, tuvo que dejar de lado las expectativas de su familia y hoy ha logrado que los huipiles de San Juan Guichicovi se conozcan en todo el mundo. Además, ganó el premio a la Mujer Emprendedora dentro del Premio Entrepreneur 2019, en alianza con Facebook.

En plena pandemia, se dio el lujo de rechazar la invitación a participar en el programa de TV Shark Tank México, con el objetivo de no perder la esencia de su empresa, de no atentar contra la tradición textil de Oaxaca y para poder crecer a su propio ritmo. “Las cosas se van a ir ando cuando se tengan que dar. No es una competencia”, dice.

Hoy usa el arte de comunicar la historia que hay detrás de cada huipil y de cada artesana para incrementar sus ventas en canales digitales. “Lo que me inspira y es mi motor es saber que de mis acciones y de lo que yo haga dependen más personas.”