Cuando David Simon y George Pelecanos describieron, por primera vez, la ciudad de Baltimore, Maryland, en The Wire, donde hablaban de los problemas anquilosados con la batalla de las drogas, y mostraban un departamento de policía que hacía las cosas a su manera, nunca se imaginaron que, 15 años después, harían una miniserie retratando una vez más estas y otras situaciones que corroen al sistema judicial y político.

We own this city es su “secuela espiritual” de seis episodios en la que se enfocan sólo en el departamento de policía y todas las fechorías que cometen los uniformados, justificándose que están combatiendo el comercio de estupefacientes y limpiando las calles de maleantes, cuando en realidad lo único que hacen en provocar un descontento social y que la segregación afroamericana continúe.

El director afrolatino Reinaldo Marcus Green y los actores Jon Bernthal y Josh Charles platicaron con medios internacionales acerca de esta producción original de HBO, que está inspirada en hechos y personas reales, quienes ahora mismo ya se encuentran encarcelados por sus delitos de corrupción.

Reporte Índigo le preguntó a Marcus Green cómo fue para él que, siendo un afrodescendiente de madre puertorriqueña y de padre estadounidense, nacer en el Bronx, crecer en Nueva York y tomar la historia de Baltimore para imprimirle sus propias experiencias personales y qué tanto le afectó esta narrativa policiaca llena de corrupción.

“Me afecta muchísimo, así es como elijo mis proyectos y además ser parte de ellos. Crecí en Staten Island, incluso, ya hice una película sobre eso, Monsters and men (2018), donde se ven las problemáticas de los latinos y la comunidad negra, y solo tuve 90 minutos para hacerla y aquí tengo seis horas para hacer una conversación, que es diferente, mucho más profunda”, explica el también cineasta.

Además, el padre de Marcus Green trabajaba en el departamento de investigación, entonces, él estuvo rodeado de policías desde su infancia, con los que fue creciendo y jugando béisbol seball y futbol americano. Dice que le tiene respeto a la placa y al uniforme, pero no aprueba y le tiene desprecio a sus malas prácticas.

“Esta serie me permite tener esta conversación, espero que esto quede impregnado en todo el programa, me veo a mí mismo ahí, y también las conversaciones que tuve con David Simon y George Pelecanos y, ojalá, puedan sentir esto en el reparto, liderado por Jon Bernthal”, subraya el realizador.

Bernthal encarna al sargento Wayne Jenkins, desde que comienza en la corporación siendo un novato, hasta terminar encumbrado como el policía que más detenciones ha hecho en redadas. Aunque el histrión ya había colaborado con Marcus Green en Rey Richard: Una familia ganadora, el cineasta no decidió que Bernthal se quedara con el papel, porque eso ya se había decidido mucho antes de empezar We own this city.

“Había muchas filosofías, creencias y sentimientos entre quienes hicieron esta serie, y cuando yo entré…vaya, quiero que entiendan que este programa no está impulsado por una agenda, no se trata de solo dar un mensaje, es acerca de ver a través de lo que el arte puede hacer, el reflejo de lo que es la sociedad y la vida, mostrar estos problemas. Intentamos ir lo más profundo que pudimos y examinar lo empantanado y horrible que puede ser la verdad”, comenta el actor.

Charles, quien interpreta al igual que Bernthal a otro policía caucásico, Daniel Hersl, tiene un acercamiento particular a la historia, porque él sí es de Baltimore, Maryland. Creció ahí, está impregnado de estos temas y ha leído los artículos periodísticos en los que se describen estos sucesos ilícitos, entonces, cuando se le ofreció el papel sabía perfecto la orientación que debía tener su personaje.

“Hersl, además, es el único en las fuerzas especiales que realmente es también de ahí, de Highlandtown, es un área muy específica de Baltimore. Decidí no hablar con él, porque todavía profesa su inocencia y creo que ese discurso no me iba a ayudar a contar esta historia, además no es sólo su punto de vista, pero sí escuché y vi incontables horas de video, de las cámaras que portan estos policías en sus uniformes y me fije en su voz y su caminar, cosas que sé muy bien por también haber crecido aquí”, agrega el histrión.

Tanto Jenkins como Hersl, entre más uniformados que vivieron esta vida de corrupción cuando servían al poder judicial, ahora mismo se encuentran tras las rejas, cumpliendo sentencias de 25 y 18 años, respectivamente.

“Quiero que entiendan que este programa no está impulsado por una agenda, no se trata de solo dar un mensaje, es acerca de ver a través de lo que el arte puede hacer, el reflejo de lo que es la sociedad y la vida, mostrar estos problemas. Intentamos ir lo más profundo que pudimos y examinar lo empantanada y horrible que puede ser la verdad”
Jon BernthalActor

We own this city ya se encuentra disponible en HBO Max, este lunes se estrena su segundo episodio y la miniserie concluirá el 30 de mayo.

“Somos el primo de The Wire”

Las comparaciones son inevitables, pensar en We own this city es traer a la memoria The Wire para todos aquellos que saben que los creadores son los mismos, Simon y Pelecanos; ante este paralelismo que surgirá con el público y críticos de la serie, Marcus Green espera que todo sea visto a bien, tanto por los nuevos como anteriores televidentes.

“Esta es una continuación de la conversación que inició hace 20 años, entonces, es una generación de nuevas personas, empezando por mis hijos, tal vez no conozcan The wire, pero sí conocen We own this city, y tal vez conozcan la primera serie por esta nueva, y viceversa, creo que somos el primo de The Wire en muchas maneras, pero somos únicos en nuestra propia construcción”, describe el cineasta.

Sigue el camino

En Reporte Índigo continúa la cobertura de We own this city. El siguiente 9 de mayo se publicarán las entrevistas de Wunmi Mosaku y Darrell Britt Gibson, actores afroamericanos que hablan de las injusticias que ha vivido su comunidad.

También puedes leer:Las otras Romas, el cine semiautobiográfico en el mundo