Walt Disney fue un dibujante, productor, director, guionista y animador que se convirtió en un símbolo de la cultura norteamericana del siglo XX. El padre del ratón Mickey Mouse, seguramente no dimensionó la fama que alcanzarían sus personajes.

Walter Elias Disney, conocido mundialmente como Walt Disney, nació el 5 de diciembre de 1901.

Creó más de 80 películas de animación, produjo decenas de cortos y fundó un pequeño estudio de animación que se convirtió en una empresa millonaria con películas, programas de televisión, parques de atracciones y tiendas repartidos por todo el mundo.

Walt Disney fue la representación del “sueño americano”, un hombre de origen humilde que construyó su propia compañía y logró dedicarse a lo que más le gustaba: dibujar.

Inició vendiendo dibujos

A los quince años, Walt empezó a trabajar como repartidor de periódicos y vendedor de chucherías en la estación de ferrocarril y en la escuela participaba como historietista en el periódico del instituto, The Village Voice, donde trataba temas políticos y enfocados en la Primera Guerra Mundial.

En su adolescencia descubrió el cine, este momento cambió su vida para siempre.

Walt comenzó a dinero vendiendo sus caricaturas, se matriculó en el Instituto de Arte de Kansas City, donde aprendió las primeras nociones sobre las técnicas del dibujo.

Posteriormente, trabajo como aprendiz en una agencia de publicidad, la Pesmen-Rubin Commercial Art Studio y donde conoció a Ubbe Iwerks, un joven de su misma edad y dotado para el dibujo, con el que entabló amistad y posteriormente también una relación de negocios.

En 1922 Disney fundó con la ayuda de su amigo Ubbe Iwerks la compañía Laugh-O-Gram Films, con la que realizó exitosos cortometrajes basados en cuentos infantiles. Sin embargo, los gastos de producción superaban los beneficios y al año siguiente tuvo que cerrar. Desalentado, Disney se trasladó a Hollywood donde en 1923, comenzó a producir dibujos animados junto a su hermano Roy O.

Lee: Disney anuncia más despidos en sus parques temáticos por COVID-19

Walt Disney que era un hombre lleno de sueños, ambicioso y muy perfeccionista.

El 13 de julio de 1925, Disney se casó con Lillian Bounds, una empleada del estudio, con la que tendría dos hijas. Tras haber tenido que cambiar de local, debido a que el anterior se había quedado pequeño, la empresa pasó a llamarse Walt Disney Studio, pero sufrió un revés cuando su principal cliente se quedó con los derechos de un personaje creado por ellos llamado “el conejo Oswald”.

Durante los años 50 y 60 Walt Disney Productions pasó a ser una de las mayores productoras cinematográficas. La compañía abordó la publicación de literatura infantil y cómics, la mayoría de ellos protagonizados por sus personajes.

Walt visitó México

Walt llegó a la Ciudad de México en 1941 como Embajador de Buena Voluntad reclutado por el entonces presidente estadunidense Franklin D. Roosvelt, quien lo incluyó en su Programa del Buen Vecino. El cineasta viajó por varios países latinoamericanos y se reunió con presidentes y grandes personalidades.

La iniciativa buscaba que de alguna forma México y otras naciones de Latinoamérica no se aliaran a la lucha de Alemania y los países del Eje, conformado además por Japón e Italia.

Disney llegó al entonces Distrito Federal en 1941, enviado como Embajador de Buena Voluntad como parte del Programa Buen Vecino, que presuntamente, señalan algunos historiadores, tenía la intención de convencer a los mandatarios latinoamericanos de no vender petróleo a las naciones que conformaban el Eje.

Fue en 1942 cuando durante su estancia en México, Walt visitó la Basílica de Guadalupe.

Te recomendamos: Disney Plus: las películas y series que no se pueden ver en México por restricciones

Según expresa el Walt Disney Family Museum, la vista de Walt a México se convirtió en un viaje de placer y creatividad, pues el dibujante vino acompañado por su esposa Lily y por un equipo seleccionado de 16 artistas animadores del estudio para desarrollar historias y tomar inspiración estética basada en la cultura de los lugares en los que pararon.

La comitiva del viaje de Walt fue bautizada por él como El Grupo, un equipo que viajó con viáticos pagados por el gobierno estadounidense.

Junto a El Grupo, Disney también visitó Brasil, Colombia, Chile y Bolivia;, y aunque su misión era tejer alianzas a favor de Estados Unidos, el ‘papá’ de Mickey Mouse aprovechó para tomar inspiración de la cultura, las costumbres y los colores de Latinoamérica para realizar las películas que vendrían más adelante.