Hay historias que parecen estar destinadas a sanar heridas; la obra Postales, de Martín López Brie, ha sido una de las que, sin importar el paso de los años, ha tocado de manera significativa y personal al director Iván Sotelo.

Desde que encontró el texto en 2016 en una plataforma llamada Dramaturgia Mexicana, descubrió ciertas similitudes al abordar el tema de las despedidas de un ser querido.

Tras platicar con el dramaturgo y haberla montado hace un par de años, vuelve a hacer “click” con la pieza, pero esta vez con algunos ajustes para llevarla a cabo este años en el foro Un Teatro.

“En ese momento la dirigí para dos mujeres, con una producción más grande, pero ahora, gracias al tiempo y a la vida se dio como tiene que ser, como un monólogo”, precisa Sotelo a Reporte Índigo.

Para esta segunda temporada, el director utilizó los más mínimos recursos escénicos, pues quiso que todo fuera más íntimo y natural.

Postales tendrá funciones los miércoles, a las 20:30 horas, del 13 de julio al 14 de septiembre en Un Teatro, ubicado en Avenida Nuevo León 46, Col. Hipódromo Condesa

“La pieza habla de muchas cosas, entre ellas la valentía, el reencuentro, la familia, y el duelo, a mí me tocó vivir el duelo de mi padre mientras estaba pre produciendo. Después de esto mi montaje es sobre cómo afrontar los duelos de una manera bonita, más sana, que es algo doloroso que, al final de cuentas, se tiene que vivir”, platica.

La actriz Carolina Reyes dará vida a Isabel, quien con unas cuantas tablas y a bordo de una tina, vive aventuras de piratas y tormentas en el mar dentro de la historia de su infancia en Orleans.

Este texto plasma la historia de Isabel, una mujer que desde pequeña conoció el significado de la pérdida y quien, para recordar a su padre, viaja a todos los lugares que éste retrató y le dejó en unas postales.

“Es curioso que esta obra llega seis años antes a mi vida y se pudo lograr el montaje en el momento en el que lo necesitaba, fue muy extraño, porque ya lo estábamos haciendo y sucede la perdida de mi padre, poder vivir mi proceso del duelo, mientras estamos montando esta historia y ver el proceso del duelo de Isabel y cómo lo afronta con esa valentía, fue súper bonito”, cuenta el director.

Para Iván, más allá de las despedidas que se tienen que hacer a lo largo de la vida, para él, el significado más fuerte es cómo se vive después de un hecho tan fatídico.

“Lo que me gusta de Isabel es que ella decide afrontarlo y ponerse de frente a sus miedos, combatir con esos monstruos que están en el mar y no le permiten salir de su puerto”, abunda.

Con Postales, Iván Sotelo invita al público a reencontrarse con su niño interno, ese ser aventurero que no tiene anclajes y que a la menor provocación puede izar las velas para descubrir su camino por el mundo.

“Los niños son seres asombrosos porque, a veces, tienen formas mucho más inteligentes que nosotros para lidiar con las cosas y es algo que pasa con Isabel, vive este proceso, pero busca a Isabel chiquita para contar estas historias, quizá a esa edad no se sentía lista, pero de adulta ya tiene esta necesidad de sanar para afrontar sus miedos”
Iván SoteloDirector

Como parte de sus enseñanzas, las cuales espera queden también en el público, está la importancia de valorar el presente y aquellos momentos que te hacen convivir en familia y con amigos.

“Yo era desapegado de la vida, pero en pandemia, cuando mi papá estaba, hablaba por teléfono para decirle las ganas de estar con él regando las plantas. Aprendí a valorar esos momentos, a no tener que ser siempre productivo, lo que importa es estar con la gente y en los momentos que quieres; hago teatro porque me gusta hacerlo, a veces, digo que tengo que ser un teatrero exitoso, pero lo que más me importa es conectar con mi gente”, concluye.

Te puede interesar: La obra “El hámster del presidente” rescata y empodera a las infancias