Hay voces que ya no están presentes de manera terrenal; no obstante, su sonido aún persiste a través de discos y en los oídos de la gente. A todas y todos aquellos compositores que se adelantaron, Panteón Rococó les brinda una ofrenda y un homenaje.

Tras casi dos años de pausa, la banda se reencuentra agradecida y feliz de poder lanzar Ofrenda, álbum que incluye 10 temas de artistas como Armando Manzanero, Óscar Chávez, Juan Gabriel y Camilo Sesto, de quienes comentan que, además de formar parte del soundtrack de sus vidas, guardan gran parte de sus recuerdos, pues con varios tuvieron la oportunidad de compartir escenario.

“Recuerdo a mi mamá, era fan de Camilo Sesto, por eso escuché sus discos desde chico, todo ese tipo de música, igual con Los Ángeles Negros, música que, aunque probablemente no escuchábamos como fan, está en nuestro playlist de alguna forma”, indica Darío Espinosa, bajista de la agrupación de ska.

Luego de tener varias charlas con todo su equipo, una labor casi titánica, llegaron a enlistar casi 100 canciones, por lo que decidieron elegir las que consideraron más emblemáticas y revelaran el sentir musical de Panteón.

Por eso, entre su lista tenían que incluir el tema de “Por ti”, de Óscar Chávez, una de las pérdidas que más les marcó profundamente. De ahí, de esa esencia querían rendirle tributo a sus grandes maestros y compañeros musicales.

“Habíamos trabajado con él en nuestros aniversarios y nosotros con él en el Auditorio Nacional, aparte era nuestro vecino, estaba cerca de donde tenemos nuestro estudio y frecuentemente nos visitaba, nos llevaba un libro o iba a saludarnos. Fue una pérdida muy grande. La canción ‘Por ti’, de por sí es muy triste, pero ahora se vuelve doblemente sabiendo que no la interpretará en vivo, pero su legado es vastísimo”, recuerda Darío.

Lo mismo pasó con Lalo Tex, de los Tex-Tex, quien se subió varias veces a tocar junto a Panteón. “Era increíble, una persona muy dedicada a la música, muy responsable. Recuerdo que llegaba muy temprano al ensayo y de volada montaba la canción que íbamos a tocar”, comparte.

Cada uno de los compositores que retoman les dejó una enseñanza, un recuerdo o, incluso, los marcaron musicalmente para toda la vida, como es el caso de Gustavo Cerati, de Soda Stereo, o Juan Gabriel.

De esta forma, Ofrenda se compone de vivencias y anécdotas, de pasajes sonoros que quedaran como testigos de este tiempo de confinamiento, de un momento en el que la muerte rodeó a todo el mundo. Pero, más allá de la nostalgia y el miedo, también es una celebración que quieren compartir con su gente.

“Lo que queremos es dejar nuestro pequeño granito de arena para la cultura musical iberoamericana, y nos da mucho gusto que gente más joven se pregunte sobre quién cantaba esa canción, quiénes son y gracias a este disco sabemos que nuestros hijos y sus amigos conocerán a otros artistas”, expresa.

Por fin llega su celebración para el Panteón Rococó

La banda de ska tenía planeado desde hace casi dos años los festejos por sus 25 años de carrera musical, pero por la pandemia los planes se vieron pausados, dejando pendientes tres fechas de concierto en el Foro Sol.

Sin embargo, la espera ha valido la pena porque Darío platica que ya se encuentran más que preparados para dar lo mejor en el escenario chilango.

“Esta celebración se adereza con dos años más, pero sobre todo con el aprendizaje. Hemos querido presentarlo como nuestro concierto de 25, más una ofrenda que se adereza más y con toda la carga emocional que va a llevar”, comenta.

Por ello, invita a toda la gente a que se sume con ellos a estos festejos que realizarán el 10, 11 y 12 de diciembre. Además, tendrán invitados sorpresa, de quienes no quiso adelantar nombres, pero, seguramente, contribuirán a hacer de estos conciertos unos eventos memorables.

“Va a ser nuestro primer concierto en la Ciudad de México, después de ya mucho tiempo, no sólo por la pandemia, sino que no habíamos tocado en la CDMX. Ya queremos reencontrarnos con nuestra gente”, indica.

Panteón Rococó ya ha podido presentarse en otros países como Estados Unidos y, en México, en Ciudad Juárez, lugares donde ya se pueden realizar conciertos masivos, pero ninguno les ha emocionado más que los próximos en el Foro Sol, pues estarán en su tierra y con su gente.

“El reencontrarnos es un nervio diferente, verte con tus amigos, volver a tocar las canciones que dejaste de tocar. Yo disfruté todo, tener que pararme a las 4:00 de la mañana para ir al aeropuerto, hacer el soundcheck, cada momento de estos primeros conciertos los he disfrutado al máximo porque te das cuenta de todo lo que dejaste de hacer y lo valoras más”, manifiesta.

Llegar a sus casi 27 años de trayectoria a pesar de las adversidades, como que el vocalista, Dr. Shenka, y el trombonista, Paco Barajas, enfermaron de COVID, los ha hecho más fuertes, unidos y afortunados de poder hacer lo que aman en la vida: tocar música.


“Nos sentimos agradecidos de tener ya casi 27 años, que sigamos juntos, de habernos reencontrado, fue fabuloso. También muy refrescante en este tiempo de pausa, porque era lo que necesitábamos de alguna forma, y ahora con las pilas cargadas para dar todo”

Darío Espinosa

Bajista

Cada momento se vuelve una oportunidad única que valoran, y les hace entregarlo todo en los escenarios “como si fuera la última vez”. Y ahora, más que nunca, se comprometen a seguir siendo una banda que hable en los escenarios sobre los problemas económicos y sociales de México.

“Seguimos con nuestra ideología, la gente sabe que nosotros tratamos en los conciertos temas sociales, no solamente es cotorrear, también llega el momento de reflexión y todo esto nos debería haber dejado algo principalmente en nuestros pensamientos”.

“Vivimos en una sociedad muy polarizada, que creo no nos ha servido mucho esta pandemia para dejar atrás esas divisiones tan absurdas que existen, todo esto nos debería enseñar algo. Si no aprendemos de este año y medio nos van a seguir llegando pandemias hasta que aprendamos, por eso hay que aprovechar para hacer conciencia”, afirma.

También puedes leer: Panteón Rococó sobrevive al encierro