Entre las multitudes que se dieron cita el día de ayer para el cierre del festival Vive Latino, hubo un aroma que perduró en las inmediaciones del Foro Sol, un cierto toque con acento mexicano.

Desde que arrancó el segundo día del evento, la Banda Regional Mixe de Oaxaca se apoderó del Escenario Indio, el principal del Vive.

La agrupación Ritmo Peligroso continuó calentando los motores del mismo lugar, celebrando sus 40 años de trayectoria, inclusive Sabo Romo subió al escenario para echarse un palomazo.

Aunque los ritmos latinos invadieron al Vive, con grupos como Gondwana, Fito Páez y Residente, la presencia de México fue latente en el último día del festival.

Cuca, San Pascualito Rey, La Gusana Ciega, La Lupita, fueron sólo algunas de las agrupaciones nacionales que se encargaron de hacer vibrar a miles de jóvenes en los cinco escenarios que tuvo el festival musical.

Para el cierre del último día, mientras Gorillaz e Infected Mushroom terminaban el evento, Haragán y Compañía y después Cartel de Santa complacían a sus connacionales en escenarios contiguos para aquellos que gustan de la escena nacional.

Sergio Arau, el insurrecto del rock

Desde la Carpa Intolerante Sergio Arau y Los Heavy Mex, se encargaron de sumar el tono incómodo y de protesta al Vive, ya que el músico no se midió para lanzar consignas contra el ejecutivo nacional.

“¡Renuncia ya Peña!”, decía Arau quien es el vocalista del grupo de rock, mientras portaba una banda cruzada tricolor al estilo presidencial debajo de su saco.

Arau dijo de manera irónica ser el candidato “Independiente de los independientes” a contender en las urnas de este 2018 y realizar su “campaña nopalera” para evitar que haya acarreados o “paleros”, todo en tono de burla a lo que acontece en la política nacional.