El virus de coxsackie, una enfermedad muy contagiosa que genera infecciones leves principalmente en bebés y niños, provocó el cierre en una secundaria de Morelos, luego de que detectaran cuatro casos en alumnos.

De esta forma, te explicamos todo lo que debes saber acerca de esta enfermedad que suele aparecer con mayor frecuencia en las estaciones de verano y otoño, para que puedas identificarla y saber qué hacer si llegas a detectar un caso.

¿Qué es el virus de coxsackie?

El virus de coxsackie, también conocido como la enfermedad de manos, pies y boca, pertenece a la familia de enterovirus que viven en el aparato digestivo de los seres humanos, de acuerdo con el portal de Nemours Children’s Health.

Esta enfermedad es provocada por el virus coxsackie A 16 y el periodo habitual de duración, es decir desde la infección inicial hasta el comienzo de los signos y síntomas, suele durar de 3 a 6 días.

El virus de coxsackie suele afectar más a los niños de menos de 10 años, es muy contagiosa y no hay vacunas ni un tratamiento específico; sin embargo, no se suelen presentar infecciones fuertes, la mayoría son leves y concluye en pocos días.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del virus de coxsackie pueden ser variados, pues incluso Nemours Children’s Health explica que algunos niños no presentan ninguna señal de la enfermedad.

A pesar de ello, entre los síntomas más frecuentes se encuentran la fiebre, la cual suele ser la primer señal; así como dolor de garganta y, a veces, falta de apetito y malestar general, de acuerdo con Mayo Clinic.

Te puede interesar: Henipavirus: estos son los síntomas y así se transmite el nuevo virus detectado en China

Luego de dos días de la fiebre pueden aparecer llagas dolorosas en la parte delantera de la boca o en la garganta; así como erupción cutánea con enrojecimiento y sin picazón.

Del mismo modo, ampollas, en las palmas de las manos, las plantas de los pies y, a veces, los glúteos, en la lengua, encías y en la cara interna de las mejillas. Además, en los bebés y niños pequeños puede presentarse irritabilidad.

¿Cómo tratar la enfermedad en casa?

Mayo Clinic explica que la enfermedad de manos, pies y boca es usualmente una enfermedad menor con signos y síntomas relativamente leves y solo unos pocos días de fiebre; sin embargo, se recomienda monitorear a los niños.

Lo anterior, debido a que las llagas en la boca o el dolor de garganta pueden llegar a provocar que no quieran comer o beber líquidos, por lo cual hay que prevenir deshidratación y evitar bebidas ácidas que les causen dolor.

Además, se puede tratar con paracetamol o ibuprofeno para aliviar los dolores leves, de acuerdo con Nemours Children’s Health; sin embargo, se deben evitar los antibióticos, ya que éstos solo sirven para tratar las bacterias, no es posible usarlos para combatir una infección por virus.

¿Cuándo ir al doctor por el virus de coxsackie?

Si los síntomas empeoran o no hay mejoría después de unos días, es recomendable visitar a un médico; así como en caso de detectar temperaturas de más de 38 a 38.8 grados, falta de apetito y problemas para alimentarse.

Además de ello, Nemours Children’s Health asegura que hay que llamar a un doctor cuando el menor presente:

  • Vómitos y diarrea
  • Dificultad para respirar
  • Convulsiones
  • Somnolencia inusual
  • Dolor en el pecho o el abdomen
  • Llagas en la piel o dentro de la boca
  • Dolor de garganta muy intenso
  • Fuerte dolor de cabeza, en especial con vómitos, confusión o somnolencia inusual
  • Rigidez de cuello
  • Ojos enrojecidos, inflamados y con lágrimas

Así se contagia y cómo prevenirlo

La enfermedad se transmite por el contacto con la persona infectada, a través de secreciones nasales y de la garganta, saliva, líquido de ampollas, heces fecales y gotitas respiratorias esparcidas por el aire luego de toser o estornudar.

A pesar de que hasta el momento no existe una vacuna para tratar el virus de coxsackie, se puede reducir el riesgo de infección siguiendo una higiene básica como lavado de manos luego de usar el baño, cambiar un pañal y al cocinar.

Del mismo modo es recomendable desinfectar las áreas comunes con agua y jabón; enseñar buenos hábitos de higiene a los menores y aislar a las personas que presenten los síntomas y puedan contagiar.