Lo que muchos esperaban y otros temían, la NASA confirmó que pudo haber existido vida en Marte, al analizar las muestras del vehículo Curiosity.

Entre los elementos que fueron identificados por expertos de la agencia espacial norteamericana se encontraron hidrógeno, oxígeno, azufre, carbono y fósforo, los cuales prueban que en Marte pudo haber albergado vida microbiana.

Y es que las muestras provienen del polvo de roca que perforó el rover el 8 de febrero pasado. El agujero es de 6 centímetros y el lugar de la perforación fue bautizado como “John Klein”, en honor a un encargado de proyectos del Curiosity que falleció en 2011.

Todo parece indicar que en la zona que explora el Curiosity pudo haber existido una especie de lago o río.

En esa parte del Planeta Rojo, a diferencia de otras regiones del suelo, el ambiente no era muy ácido ni salado, lo que también favorece las condiciones para la vida microbiana.

Los resultados se dieron a conocer en una conferencia en Washington, a través del streaming en el canal oficial de la NASA.

Después de haberse recuperado tras las fallas por un averío en una sonda, el vehículo espacial retomó sus actividades este lunes.